Para esquivar policías harán cortes "sorpresa"

Información General

Las tribus de línea dura, englobadas en la llamada Central Piquetera, definieron ayer una agenda de protestas para el mes de agosto donde estrenará un nuevo modus operandi de acción: realizarán cortes «sorpresa» para evadir la custodia de las fuerzas de seguridad.

El lunes 18, cuando -entre otros destinos-una columna se instaló durante horas frente a la quinta presidencial de Olivos, sirvió como ensayo piloto de ese mecanismo que de ahora en más aplicarán las agrupaciones que combaten a Néstor Kirchner.

Ayer, durante una cumbre de la que participaron los caciques de las 23 agrupaciones que integran la Central Piquetera, se acordó «salir a la calle» los días 2, 15 y 23 de agosto. Sin embargo, hasta horas antes no indicarán en qué lugares realizarán sus cortes.

Tres meses atrás, el gobierno modificó su política y decidió
«arrinconar» a los piqueteros
para evitar cortes. El caso más notorio se registró en el Puente Pueyrredón, donde, en más de una ocasión, la Policía
«les ganó la calle» a los activistas y les impidió «copar» el puente.

Por eso, ahora las agrupaciones decidieron modificar su estrategia en un intento de
contrarrestar el despliegue de uniformados que ordena el Ministerio del Interior cada vez que se anuncian marchas piqueteras.

«Sabemos que el gobierno pretende que haya enfrentamiento y por eso manda policías para que provoquen a quienes nos movilizamos. Pero nosotros no queremos eso. Nuestro objetivo es protestar contra el gobierno: no buscamos otro 26 de junio»,
señaló Oscar Kupermann, de CUBa.

Aquella tarde de 2002, en Avellaneda la Policía Bonaerense actuó contra una columnaque pretendía ingresar a Capital Federal. Los incidentes dejaron dos muertos. Por estos días se lleva adelante el juicio oral para juzgar a los responsables operativos.

Ayer, la cúpula piquetera -que integran dirigentes del Polo Obrero (PO), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento Teresa Vive, CUBa y MTD Aníbal Verón, entre otros-definió la nueva mecánica: habrá «puntos de encuentro» desde donde
se marchará a los destinos de protesta.

• Propuesta

Al margen del calendario de protestas, la mesa piquetera avanzó en otro capítulo: a mitad de semana, elevarán una propuesta a la CGT ahora unificada detrás de Hugo Moyano para combinar medidas y esfuerzo para reclamar aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales.

«El planteo se elevará a los gremios combativos y a la central obrera a pesar de que tenemos serias diferencias sobre cómo actuaron todo este tiempo»,
explicó Néstor Pitrola, líder del Polo Obrero y, además, candidato a legislador nacional en Buenos Aires por el Partido Obrero.

Salvo el vínculo más personal que político entre Moyano y
Raúl Castells no existe buena sintonía entre piqueteros y la CGT. Así y todo, la Central Piquetera que, además, tiene extensiones sindicales, enviará la convocatoria a las oficinas de la calle Azopardo.

Hay, claro, una diferencia sustancial de enfoque. Mientras Moyano orienta sus quejas al ministro de Economía,
Roberto Lavagna -eximiendo al Presidente-, los piqueteros apuntan directamente a Kirchner.

En agosto, el planteo de las tribus duras (las
blandas fueron capturadas por el gobierno y ya no se reconocen como piqueteros, sino como organizaciones sociales) girará en torno al aumento a $ 350 de los planes sociales y un incremento de los sueldos y las jubilaciones.

En paralelo, no sacarán de su nómina de reclamos el pedido de libertad a los activistas que permanecen en prisión. Más allá de las diferencias, en este sentido el eje de la solicitud será la libertad de
Castells, a quien, según Pitrola, están «matando de hambre».

Dejá tu comentario