Un estudio revela que el perro es el mejor amigo de los niños

Información General

La revista Plos One publicó un ensayo donde midió la relación entre los más chicos y los canes. A través del análisis de saliva, la intervención arrojó como resultado una disminución en el estrés.

Un reciente estudio confirmó la relación entre los niños y los mejores amigos, los perros: luego de analizar dos sesiones por semana entre un can y su adiestrador, se llegó a la conclusión de que los niveles de cortisol (la hormona del estrés) reducen significativamente en los niños.

"Nuestro estudio demuestra, por primera vez, que las intervenciones asistidas por perros pueden reducir el estrés de los niños, con y sin necesidades educativas especiales, durante un curso escolar normal", afirmó Kerstin Meints, profesora de psicología del desarrollo de la Universidad de Lincoln (Inglaterra) y una de las investigadoras del estudio.}

El proyecto consiste en medir muestras de saliva para llegar a la cantidad de estrés que tiene la persona. En este caso, la intervención resultó tener altos niveles de eficacia en la relajación de los niños cuando se encuentran en un ambiente donde haya perros.

perros-ninos2.jpg

Cómo se midió la relación perro-humano

"Como adiestrador clínico que trabaja a tiempo completo con un perro de centro, no me sorprende que este estudio arroje resultados tan positivos", dijo Ali Spikestein, coordinador del programa canino Paws and Play del Hospital Infantil Mount Sinai Kravis de Nueva York, que no participó en esta ocasión del nuevo estudio.

El ensayo fue publicado por la revista Plos One y participaron 149 niños británicos de 8 a 9 años, clasificados en tres grupos.

El trabajo de los niños consistía en ver al adiestrador dos veces por semana a lo largo de un mes, en un plazo de 20 minutos por visita. Allí los niños jugaban y acariciaban a una mascota y, si entraban en confianza, podían realizar preguntas sobre la historia del can.

En otro de los grupos, los chicos realizaron ejercicios de relajación durante el mismo tiempo, pero sin perros alrededor. Llevaron a cabo prácticas como mover los dedos de la mano y los pies antes de acostarse en colchonetas de yoga, en el contexto de una meditación.

¿Los resultados? Satisfactorios: después de medir el cortisol durante 4 semanas se descubrió que los niños que habían trabajado con perros bajaron en mayor cantidad los niveles de la hormona, a diferencia del grupo que sólo se dedicó a realizar métodos de relajación.

Temas

Dejá tu comentario