Por tercera vez cae carga en autopista

Información General

Chapas galvanizadas cayeron ayer por la tarde sobre el cruce de avenida San Juan y 9 de Julio, en Constitución, desde un camión que las transportaba por la Autopista 25 de Mayo. Las chapas cayeron de un vehículo de la empresa Servicargo que circulaba por el acceso que comunica la Autopista 25 de Mayo con la 9 de Julio. El accidente causó gran alarma entre las personas que se hallaban en el lugar, ya que las chapas dieron sobre el paso peatonal en San Juan y 9 de Julio, hasta donde llegó personal policial para realizar las tareas correspondientes. Afortunadamente, el material que cayó sobre la calzada no provocó lesiones a transeúntes ni automovilistas que en ese momento cruzaban por allí. Durante la tarde se registraron importantes demoras y malestar en los conductores que querían retornar a sus hogares en la bajada del distribuidor que empalma la 25 de Mayo con la autopista 9 de Julio Sur, en la mano hacia Avellaneda, ya que tras accidente se decidió el cierre del acceso.

Las autoridades del Gobierno porteño anunciaron que ese empalme, en donde tres camiones volcaron su carga en los últimos 20 días, estará cerrado al tránsito al menos durante un mes en dirección hacia el Puente Pueyrredón, mientras se realicen estudios para disminuir el riesgo de su traza. La semana pasada, un camión que transportaba rollos de aluminio por la Autopista 9 de Julio Sur volcó su carga de más de 1.000 kilos por rollo sobre el mismo cruce sin provocar lesiones a transeúntes y automovilistas. En aquel episodio se pudo observar cómo ante el estruendo provocado por la caída de los rollos, los peatones corrían en busca de refugio sobre la avenida 9 de Julio.

En tanto, 15 días atrás, en el mismo lugar, otro camión, al perder el control, dejó caer su cargamento provocando una real lluvia de limones sobrela avenida. El camión en aquella oportunidad perdió varias cajas repletas de limones que también cayeron sobre la intersección mencionada y provocaron gran caos no sólo en el tránsito sino también entre vecinos y policías. El altercado entre ocasionales transeúntes y vecinos contra las fuerzas de seguridad se planteó a partir de la puja por un trofeo: una simple bolsa con fruta. Es que la gente pretendía llevarse los limones desparramados en el asfalto y los oficiales que custodiaban la carga lo impedían hasta tanto fuera limpiada la calzada. Una vez finalizados los trabajos de aseo, se le permitió a la gente que se llevara una bolsa con limones.

Dejá tu comentario