Surge arquitectura bonita ¿pero inútil?

Información General

España celebra su abundancia con construcciones de costo multimillonario, encaradas tanto por gobiernos locales como por las empresas. El problema es que, según una nota del diario «El País» de Madrid, muchos de los edificios que surgen son «para mirar y no tocar».

Un ejemplo es el moderno Palau de les Arts de Valencia, España, que hasta ahora costó 250 millones de euros. La obra del conocido arquitecto Santiago Calatrava, el mismo que construyó el Puente de la Mujer en Puerto Madero, fue inaugurada el 25 de octubre con un concierto de la Orquesta de Israel. Ese día, 140 espectadores no pudieron ver el escenario desde su butaca y 172 tuvieron vista parcial, amén de los problemas acústicos generalizados. La solución, indica el artículo, suele venir de los usuarios de los edificios. Así, empleados de Aguas de Barcelona rescataran antiguos archiveros de hierro, más útiles que los «de diseño» instalados tras la mudanza. Otros llenaron de cortinas edificios transparentes. Irreversible es el caso de un megaedificio del barrio madrileño de Sanchinarro que terminó homenajeando sin querer a las construcciones soviéticas, con un detalle: dejar un enorme hueco entre los pisos 12 y 17 costó más que si en ese espacio se hubieran construido viviendas.

Dejá tu comentario