Por pandemia advierten que habrá menos locales abiertos en la Costa

Información General

Es porque recién el lunes Axel Kicillof habilitó la temporada de verano. Hasta ahora muchos contratos estaban congelados. Hay negocios que no llegan a ponerse a punto para diciembre.

En la última semana las consultas por alquileres en la costa bonaerense se incrementaron notablemente. Y es que el gobernador de la provincia habilitó la apertura de los municipios costeros a partir del 1 de noviembre. Lo cierto es que si bien, la mayoría de los comerciantes trabajan contra-reloj para garantizar la próxima temporada de verano, hay muchos locales que aún se encuentran desocupados y según los brokers de la zona será difícil que logren encontrar inquilino de cara al mes que viene. “Es muy probable que esta temporada haya menos comercios que el año que viene”, advirtió Gustavo Nogueira titular de Gustavo Nogueira Real Estate adherido al sistema de Century 21 que opera en Pinamar y Cariló.

“Es muy difícil que los comerciantes que todavía no firmaron contrato logren poner a tono el local antes de diciembre. Para esta época ya se está trabajando sobre la adecuación de los negocios y la capacitación del personal. Algo que este año empezará más tarde”. Explicó Nogueira. En ese sentido Ricardo Fernández, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, que cuenta con inmobiliarias en Mar de Ajó aseguró que en el Partido de la Costa la mayoría de los locales son los clásicos que están año tras año. “Es probable que no haya nuevos negocios, el que no alquiló hasta ahora por temor, ahora es muy poco probable que lo haga”, indicó el especialista.

En el caso del Partido de la Costa, se espera que algunas marcas, como heladerías o cafeterías decidan abrir menos sucursales. “Creemos que habrá un 10% de vacancia este año, que tiene que ver con los tiempos en los que se habilitó la temporada. A mediados de octubre, cuando Axel Kicillof hizo el anuncio, en reglas generales nosotros ya tenemos el 50% de los inmuebles alquilados, este año recién ahora comenzó a activarse”, graficó el especialista.

Los más afectados serán los dueños de los locales grandes. “Es más fácil poner a punto negocios chicos en donde en general funcionan casas de comida que un salón enorme pensado para un restaurante. Además hay que tener en cuenta la habilitación que demora por lo menos 30 días, eso hará que para muchos sea imposible abrir el 1 de noviembre”, ejemplificó Fernández. Es que según se anunció el lunes, a partir de esa fecha las ciudades balnearias están habilitadas para recibir a los propietarios no residentes, con la idea de extender la temporada y descomprimir los meses de enero y febrero.

En el caso de Cariló la situación parece ser diferente. “Los restaurantes ya son clásicos del destino, en general tienen contratos por tres años. No hay grandes cambios para esta temporada”, explicó Silvia Melgarejo, responsable de Constructora del Bosque una de las inmobiliarias más importantes de Cariló. Para ejemplificar la situación en el balneario más top de la costa bonaerense la especialista explicó que de 2000 locales que tiene la zona comercial, apenas “unos 30 están disponibles en alquiler”.

Sin embargo coincidió en que los comerciantes “tendrán muy poco tiempo para poner en condiciones los locales”. Pero explicó que en el caso de los restaurantes “los negocios están aptos para que los inquilinos se instalen sin tener que hacer grandes modificaciones. Tienen la ventilación para las campanas en la cocina y solo se trata de decorar el salón”, concluyó la especialista.

Lo cierto es que esta temporada será muy distinta. Desde el sector festejan que estén habilitados para operar y aseguran que habrá mucha afluencia de turistas. Sin embargo el contexto de pandemia hará que el alcohol en gel, el distanciamiento social y hasta los barbijos sean parte del nuevo escenario de las playas argentinas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario