Tras la conciliación obligatoria, se levantó el paro en la ex Sarmiento

Información General

Trabajadores de la línea Sarmiento de trenes realizaron un paro que duró casi 18 horas en reclamo de discusiones paritarias, y la medida generó demoras en el servicio del ramal hasta que se levantó la huelga.

La protesta, impulsada por boleteros, guardas y personal de talleres y limpieza, entre otros, incluyó un corte parcial de vías en la localidad bonaerense de Escobar, pero los trenes funcionaron ya que el sindicato de los maquinistas desistió de plegarse.

La huelga comenzó a las cero horas de este viernes, como habían anunciado los delegados gremiales en la víspera, aunque hacia las 14 el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y convocó a una reunión urgente al representante sindical Rubén Sobrero.

Los empleados que impulsaron el paro mantuvieron sin embargo el corte parcial de vías junto a un galpón y talleres de la línea Sarmiento -en Castelar- hasta minutos antes de las 18, cuando volvió Sobrero de su cónclave con las autoridades de la cartera laboral y se votó levantar la medida.

"A partir del lunes vamos a comenzar a discutir todos los proyectos que nos entregaron los compañeros de los distintos sectores, desde guardas, boleteros, personal de talleres o de limpieza, todos", garantizó el gremialista.

"Todos los proyectos que la burocracia no quiso discutir en tres años y medios, nosotros los vamos a ir a discutir. Tenemos 15 días por delante, por eso decidimos acatar la conciliación obligatoria -que dispuso el Ministerio de Trabajo-, para ir a negociar con la empresa", agregó. Sobrero aclaró de todos modos que si sus reclamos no son escuchados como ellos pretenden, retomarán las medidas de fuerza: "Vamos a volver a las vías", advirtió, en declaraciones a la prensa.

También lamentó que no hayan participado representantes de la empresa ni del gremio de los maquinistas (La Fraternidad) a la reunión de esta tarde.

La medida de fuerza generó complicaciones y demoras desde temprano en la línea, aunque no llegó a interrumpir completamente el servicio, que une la cabecera de Once -en la Capital- con la localidad bonaerense de Moreno.

Si bien en la víspera había trascendido que los trabajadores contaban con el respaldo de la Unión Ferroviaria, este viernes la entidad que lidera José Pedraza aclaró que no apoyaba el paro y tomó distancia de los manifestantes.

"En la fecha, un grupo marginal, en extremo ideologizado, intentó ejecutar una medida de fuerza en la línea Sarmiento enarbolando reivindicaciones que esta Organización Sindical ya ha encauzado normalmente en el Ministerio de Trabajo", destacó la Unión Ferroviaria en un comunicado.

"Ante el fracaso del intento de ejecutar esta medida, en horas de la mañana se han producido algunos hechos vandálicos, afortunadamente sin consecuencias graves para los trabajadores y usuarios en general", señaló.

La Unión Ferroviaria insistió en calificar como "fracasada" a la huelga y en horas de la tarde, cuando los trabajadores levantaron el paro y celebraron que el Ministerio de Trabajo se comprometió a atender sus reclamos, le dedicaron el "éxito" de la movilización a Pedraza "que lo mira por TV".
De las 23 formaciones que debían cumplir con sus recorridos habituales, sólo salieron ocho, según informaron desde la empresa concesionaria TBA (Trenes de Buenos Aires), por lo que la frecuencia entre uno y otro convoy era de más de 25 minutos debido a la medida de fuerza.

Más tarde, en el comienzo de la hora pico vespertina -hacia las 17- los trenes corrían cada 12 minutos (lo habitual es uno cada seis minutos), aunque estaba previsto que el servicio se normalizara tras el levantamiento del paro. El servicio pudo cumplirse, con un cronograma especial, debido a que los maquinistas no se adhirieron a la huelga.

Dejá tu comentario