Ambito Nacional

Lavagna sufre la fuga de candidatos bonaerenses

El economista se quedó sin representación en Morón, Cañuelas y Lobos. Infidelidades y portazos.

Consenso Federal no logró imponer su idea en un escenario nacional muy polarizado. Y en ese esquema, a la hora de ejercer el voto, los bonaerenses no se mostraron ajenos a esa tendencia. A cinco días de que se lleven a cabo las elecciones generales, el líder del espacio y candidato a presidente, Roberto Lavagna, se quedó sin representación en tres distritos con motivo de la baja de sus aspirantes.

Se trata de Lobos, Cañuelas y Morón, donde los candidatos locales de Consenso Federal bajaron sus postulaciones en favor de otros aspirantes. Con una particularidad: dos se fueron para el lado de Juntos por el Cambio y una para el Frente de Todos.

El primer caso se dio en Cañuelas cuando Pablo Campos bajó su boleta para acompañar la de Santiago Mac Goey. Había logrado 6,7 puntos en las Primarias. Un porcentaje que podría reacomodar la situación del candidato de Macri, quien terminó con un 40.5 por ciento, ocho menos que Marisa Fassi, del Frente de Todos.

Le siguió Efraín Marro, de Lobos, que se sumó a la lista de Juntos por el Cambio que lleva como candidato al actual intendente Jorge Etcheverry. Se trata de otra jugada política que pone al macrismo más cerca de intentar quedarse con la compulsa. En las PASO los resultados fueron de una marcada tendencia bipartidista y el peronismo unido se impuso por 2 puntos por lo que los tres conseguidos por Marro toman otro tenor para las generales.

El último episodio sucedió hace días, cuando Marina Cassese dejó el espacio de Lavagna en Morón y, a diferencia de los antes mencionados, se fue a hacer campaña para el Frente de Todos. En un comunicado, la ahora excandidata llamó a votar por Lucas Ghi y argumentó que su baja se debió que “se suscitaron una serie de hechos mediante la manipulación incorrecta en la conformación de la lista de candidatos a concejales que nos retrotraen a los momentos más oscuros de las prácticas electorales”. Según Cassese, las autoridades partidarias actuaron “burlándose la voluntad popular y alcanzando la triste paradoja de posicionar candidatos del mismo rango de listas perdedoras seis lugares arriba del candidato de la lista ganadora”.

La única representación de Lavagna que tuvo importancia en la provincia fue la del intendente Guillermo Britos, en Chivilcoy. En los pagos de Florencio Randazzo, el jefe municipal que venía del massismo, coqueteó con el oficialismo pero no fue aceptado; fantaseó con la boleta corta y terminó cerrando con Lavagna para lograr una victoria muy ajustada ante la representante del peronismo unido, Constanza Alonso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario