El audio chat revoluciona las redes y suma jugadores de jerarquía

Lifestyle

Aunque la app fundada por Paul Davison se encuentra en prueba beta cerrada, es tal el furor por el "audio social" que gigantes como Facebook y Twitter anunciaron su intención de participar.

Ni TikTok, ni Instagram, ni Snapchat. La aplicación del momento es Clubhouse, la polémica red social de audio chat que se encuentra actualmente en etapa beta cerrada y solo los usuarios que participan en la prueba la pueden utilizar.

Oprah Winfrey, el actor y comediante Kevin Hart; el fundador de Shopify, Tobi Lütke; el propietario de los Dallas Mavericks, Mark Cuban; el actor Ashton Kutcher; la leyenda del rap de los 90 MC Hammer, el rey del streetwear de lujo Virgil Abloh y Elon Musk, uno de los hombres más ricos del planeta con casi 200.000 millones de dólares, están activos en Clubhouse. El magnate sudafricano dio recientemente una conferencia por esta aplicación para más de 5000 oyentes.

En Clubhouse el recurso de la escritura no existe: por eso sus creadores Paul Davison y Rohan Seth (ex Google, Pinterest y la firma de VC Benchmark), han encontrado un nicho en quienes tienen dificultad para expresarse por escrito, pero en cambio se sienten hábiles para responder en forma oral.

El marketing de Clubhouse es aspiracional. Pertenecés si lo tenés. Esto ha generado más de una polémica que hoy está lejos de zanjarse. Esos pocos y exclusivos “privilegiados” comparten un aspecto en común que los diferencia y los hace aún más exclusivos: son todos usuarios de la marca de la manzana. Se dice que Clubhouse está preparando su desembarco a Android. También aseguran que eliminará las invitaciones privadas en un corto plazo. Por ahora, sólo está disponible para unos 6 millones de usuarios en IOS.

Las fortalezas

“Clubhouse aprovecha muy bien un par de máximas que siempre se dan en estos modelos disruptivos que se potencian con lo digital: resolver algo complejo en forma sencilla, el minimalismo de una propuesta de valor clara y concreta y por ultimo lo poderoso de eso que es ‘por única vez’, ’exclusivo’ y ‘VIP’”, opina Marcos Pueyrredón, Presidente del eCommerce Institute.

“Basarse en conceptos como el FOMO (fear of missing out): si no estás conectado cuando se produce una conversación, te la pierdes, es fantástico. Esto, potenciado por el ‘efecto red’ en donde el consumo de una persona influye directamente en la utilidad de otra, ya sean éstas positivas o negativas, es muy poderoso. Esto genera con Clubhouse el furor que vivimos con otras redes sociales en su momento como Facebook o Linkedin hasta lograr el tan deseado efecto de “network externalities” que básicamente significa que porque todos lo usan o todos están ahí yo también quiero y debo estar”, continúa Pueyrredón y sigue: “es un concepto económico que aplicado a la industria digital describe las circunstancias en las que el valor de un servicio o producto online cambia y se potencia a medida que aumenta el número de usuarios”.

Para Alberto Pardo, CEO de Adsmovil, “cada vez hay más usuarios en internet que prefieren los contenidos auditivos a los visuales, ya sea a través de lectura o video. Esto ocurre especialmente en América Latina, donde históricamente el consumo auditivo es muy alto. De allí se explica el éxito de los podcast, por ejemplo”.

De la cantera a las grandes ligas

En mayo de 2020, con menos de un mes de vida y apenas mil usuarios, esta app recibió 12 millones de dólares en concepto de financiación por parte de la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz. Hoy, según publicaciones especializadas, el valor actual de Clubhouse asciende a 1000 millones de dólares y tiene más de 180 inversores.

Facebook y Twitter, a la caza

Queda por ver si el audio social es una característica fácilmente copiada que las principales plataformas podrían integrar (similar a lo que hizo Instagram con Stories y videos de TikTok). “Es tal la revolución que causó Clubhouse que el mismísimo Facebook anunció días pasados que va a crear una funcionalidad parecida”, suma Pardo. También Twitter adelantó que está buscando implementar tuits de audio para los usuarios de la aplicación iOS.

A la hora de monetizarlo, “seguramente sus creadores van a revolucionar el universo de la publicidad tradicional en este segmento. Se dice que están preparando algo muy disruptivo”, asegura Pardo. “Por ahora, el foco está puesto en el correcto funcionamiento de la plataforma y en poder sostener este crecimiento exponencial que tienen”, concluye el CEO de Adsmovil.

Atentos al éxito de Clubhouse, otras apps están decididas a jugar el partido. Algunas de ellas son:

  • Cappuccino: fundada por Gilles Poupardin, permite a amigos y conocidos conectarse y chatear en forma de audio. Los usuarios pueden grabar 1 clip de audio corto por día. Estas notas de audio en el universo Cappuccino se llaman “frijoles”. La aplicación fue furor en la escena tecnológica la semana pasada, cuando el influencer Chris Messina (inventor del hashtag, 105.000 seguidores en Twitter) la presentó en la comunidad de software y gadgets Producthunt.
  • TLDL (Demasiado tiempo, no escuché): es una aplicación que pretende colocar un “gráfico social” encima de todos los podcasts disponibles recién lanzados. TLDL permite a los usuarios marcar y compartir sus partes favoritas de un podcast y desplazarse por una fuente de podcasts destacados de su red.
  • Roadtrip (Escuche, hable, chatee y cree listas de reproducción con amigos, en vivo): acaba de lanzar la prueba beta cerrada. La app permite a los usuarios abrir salas donde pueden crear listas de reproducción de Spotify con otros y discutir música con otras personas.

Dejá tu comentario