¿Qué es el entrenamiento invisible y por qué es clave para mejorar el rendimiento?

Lifestyle

Un mundo nuevo comienza cuando finalizan los trabajos de fuerza. El entrenador Alejandro Britos nos explica que podemos hacer para mejorar nuestra performance una vez que nos bajamos de las zapatillas.

Cuando se habla de entrenamiento, el imaginario popular proyecta a una persona que se sube a un calzado y sale al aire libre a realizar una actividad física, generalmente de alto impacto. Sin embargo, hay otro, que es clave para mejorar los resultados: el invisible.

“Es toda aquella estructura o apoyo que beneficia al atleta en su rendimiento. Es invisible justamente porque no es un entrenamiento que se puede ver, pero que va a marcar la diferencia en el atleta”, asegura el entrenador Alejandro Britos en diálogo con Ámbito.

Se trata de todas aquellas prácticas que se realizan por fuera del plan de entrenamiento “per se” y que inciden directamente con el rendimiento deportivo. Ellas son una correcta hidratación y nutrición, un óptimo descanso, la elongación anterior y posterior a la práctica deportiva, la realización de masajes deportivos, la crioterapia y la motivación.

NUTRICION.jpg
Una buena nutrición es fundamental.

Una buena nutrición es fundamental.

El primer paso es buscar a un profesional que arme la rutina de trabajos y haga un seguimiento de la evolución. El orden de la actividad realizada y las correctas cargas es fundamental para conseguir mejores rendimientos.

“El atleta o deportista tiene que ser muy disciplinado con el entrenamiento invisible, porque si no descansa bien o no se alimenta correctamente no va a hacer la diferencia. También puede tener algunos problemas como no poder superar la presión, cuestión que se puede trabajar con un psicólogo deportivo”, agrega el titular de Club de Running.

Luego, Britos explica que estos cuidados son los que dan un plus y permiten destacarse: “El atleta que se alimenta bien, descansa como corresponde y tiene la cabeza bien amueblada va a hacer la diferencia. Podés ser un crack, pero si no tenés disciplina para entrenar y no te nutrís adecuadamente, a la larga te a va superar el que se cuida de manera estructurada”.

Por otro lado, es importante saber que eludir estos espacios puede generar lesiones: “El atleta que omite el entrenamiento invisible no va a poder rendir bien en los entrenamientos físicos. A mismo trabajo y misma carga de kilometrajes, corre más riesgos de lastimarse, además de no poder sacarles el máximo provecho”.

invisible 2
Para mejorar el rendimiento no basta sólo con correr más kilómetros.

Para mejorar el rendimiento no basta sólo con correr más kilómetros.

La importancia de la cabeza

El entrenador de Club de Running hace hincapié en la importancia de apoyarse en un psicólogo deportivo: “Es fundamental. Son pocos los que tiene una mentalidad de cracks, una ‘cabeza de fierro’ y que no la necesitan. Muchos atletas pueden estar bien físicamente pero sufrir miedo escénico o no tener la capacidad de dominar la ansiedad, algo que también le puede ocurrir a un runner ocasional”.

Entrené gente que en la semana previa a un maratón tenía calambres, y eran los nervios, que te juegan en contra. Gente que está para mejorar marcas y la presión se las come vivas. Ahí entra en juego el psicólogo deportivo, que puede ayudar a bajar toda ese nivel de ansiedad que juega en contra”, asegura Britos.

Muchas veces los corredores populares se frustran cuando no pueden mejorar sus marcas o la fatiga les saca la motivación que se necesita para ser más regulares e ir a entrenar. En ese punto entra en juego la capacidad de detectar donde está la falla y corregirla, que muchas veces se encuentra en aspectos que son ajenos al entrenamiento propiamente dicho.

frustracion lamento estrés dolor tristeza
Un psicólogo deportivo puede ser un gran aliado.

Un psicólogo deportivo puede ser un gran aliado.

“Es fundamental que el profesional se dé cuenta y lo acompañe. A veces el entrenador es multifuncional y actúa de kinesiólogo, rehabilitador, motivador, inclusive hasta de psicólogo, pero no es bueno que esté en todas. Hay gente que piensa que es todo y ahí está el problema. Es muy beneficioso para el rendimiento tener un plan de trabajo en otras áreas”, reflexiona Britos.

La falta de progreso no pasa sólo por la parte física y un diagnostico correcto puede ser la clave para mejorar el rendimiento: “Si con el correr de los años vez como entrenador que le falta algo al atleta para dar ese salto de calidad, hay que charlarlo y decirle ‘mirá, andá al psicólogo o al nutricionista’. Siempre es bueno un plan nutricional, fundamental en realidad. Hay problemas que no se pueden superar solo con el correr de las competencias y necesitan un refuerzo de base”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario