"Sin Culpa", de Andrés Ridois: un vino que apuesta al consumo consciente

Lifestyle

El líder de Bodega Sin Reglas, en equipo con su hija Santina, crearon la Fundación Sin Culpa, que ya tiene un vino en su honor. Por cada caja que vendan, plantarán un árbol. ¿De qué se trata el proyecto?

Transferencia y transformación son las palabras que identifican al nuevo proyecto de bodega “Sin Reglas”, que surge con una clara conciencia ambiental. “Uno de nuestros grandes objetivos es forestar y disminuir la huella de carbono que dejan las botellas de vidrio de los vinos, razón por la cual la línea Sin Culpa estará íntegramente envasada en botellas reutilizadas, sin utilizar papel tampoco y utilizando solo una serigrafía sobre la botella”, cuenta Andrés Ridois, socio fundador de la bodega.

El proyecto nace de una idea de Santina (16 años), la hija de Ridois. Ella es ecologista y junto a su padre crearon la Fundación Sin Culpa. Con cada caja de vino vendida, los Ridois plantarán un árbol en Luján de Cuyo, Mendoza, con lo cual no solo reutilizarán los envases, sino que harán lo suyo para evitar el calentamiento global que genera la huella de carbono, el CO2. "El principal objetivo es la preservación del medio ambiente, que bastante maltratado está por el ser humano", dispara Santina.

Sin Culpa 1.jpg

"A mi hija y a la gente como ella hay que apoyarla. Son seres de luz. La generación de debajo de 20, es la única que nos va a transformar en serio. La única que va a transformar este país y el mundo", agrega el fundador de Bodega Sin Regla y hombre clave de Bodega Sottano y Colosso Wines.

Al hablar de Santina, a Andrés se le ilumina la mirada. "Mi hija tiene una inteligencia admirable, es una gran crítica del magnetismo negativo. Tiene un camino espiritual de alto vuelo, que no sé dónde va a terminar. Ella tiene su vida, toma sus propias decisiones. Yo la aconsejo, trato de que no cometa errores, y pongo límites en algunas cosas que veo, que no me parecen, pero ella ya es más sabia que yo, esa es la realidad", confiesa.

Andrés plantea que “el mayor desafío que tenemos los adultos para que vivan nuestros hijos y nuestros nietos es contribuir con el medioambiente. Debemos ser menos egoístas y pensar en los que vienen, las nuevas generaciones”.

andres y santina.jpg

"A mi hija y a la gente como ella hay que apoyarla. Son seres de luz. La generación de debajo de 20, es la única que nos va a transformar en serio. La única que va a transformar este país y el mundo", analiza Andrés.

De esta manera, Sin Culpa alienta al consumo responsable y consciente de vino, con botellas reutilizadas, sin papel y con insumos que no contaminan y plantando árboles, algo que el planeta necesita imperiosamente para empezar a sanar.

“La idea es que la gente se sume al consumo consciente tomando un vino de alta gama. Te tomás un rico vino con una botella reutilizada y si podés la devolves, yo te pago por la botella, me la llevo, la vuelvo a limpiar y la vuelvo a embotellar. Como se hacía en la vieja época, como la damajuana, pero en alta gama. La ganancia estará totalmente destinada a forestar y a transformar”, concluye el empresario.

Dejá tu comentario