16 de diciembre 2022 - 00:00

La pregunta del mercado: ¿Aguantará el Plan Massa?

-Rezando a Qatar y al “mago”. - ¿Aguanta o no aguanta? De los puentes de Madison al de agosto. Para Cris sin salario real se pierde feo. - Justicia rioplatense fue por fondos offshore de la señora Sara.

P7_MESAS           2x5_opt.jpeg

A la vela de armas esperando la Final se sucedieron los últimos encuentros financieros del año y reuniones de consultores y clientes, donde amén del tema Qatar, los contrapuntos se ciñeron en resumidas cuentas en sí “esto” aguanta o no, es decir, si la estrategia del ministro Massa, a quien los analistas consideran un discípulo de Harry Houdini y otros creen el sucesor de David Copperfield, tendrá éxito en evitar que la economía derrape antes de octubre del próximo año.

Por lo pronto el “gran mago” como ya lo apodan en el mercado les tapó la boca a varios en la última licitación de deuda en pesos. Para dimensionar lo que viene de frente, la deuda totaliza más de $11,3 billones (casi 7% del PBI) y a partir de julio próximo los vencimientos mensuales escalan muy fuerte.

A la hora de jugarse por sí aguanta o no, sin duda, prima la cautela de los consultores y analistas. Pero esto no soslaya la cantidad de obstáculos que se deberán esquivar de acá a octubre.

Ya con encuestas en mano y tras el renunciamiento de la vicepresidenta (ayer se difundió un sondeo de D’Alessio&Berensztein al respecto) más la anarquía de candidatos entre la oposición, el desconcierto es total, y mal consejero, pero los inversores y empresarios deben tomar decisiones y posiciones.

En general el período crítico lo proyectan entre marzo-abril hasta agosto. Nadie se juega, puede pasar cualquier cosa. La nominalidad de la economía argentina lleva a tener alta precaución. Encima, la Fed inyectó otra dosis de confusión tras su última jugada.

Continúan las apuestas a que no se verá ni una hiperinflación ni un plan de estabilización en 2023. El Plan Massa apunta a llegar a agosto. O sea, a cruzar el puente del desierto de divisas. Pero hay una serie de factores como el impacto de la sequía, qué pasa con China y los commodities hasta el grado de avance del gasoducto Néstor Kirchner.

Según comentó un conocido analista en un zoom reservado, la vicepresidenta le dijo días atrás a un jerarca peronista que iba a ser imposible que el PJ triunfe en 2023 sino había una recuperación del poder adquisitivo de los ingresos familiares. Le advirtió que si el salario real no mejora, el PJ perderá feo.

Y de acuerdo con el consenso del mercado, si de algo están casi seguros es que es prácticamente imposible que eso suceda. De ahí que surjan dudas sobre cómo continuará el cumplimiento del programa fiscal con el FMI en un año electoral donde el gasto público debería acompañar al oficialismo. Pero donde la política cambiaria no tiene margen para aventuras electoralistas. Todo un intríngulis.

Para los lectores de esta sección no es ajeno el caso de una casa bursátil uruguaya que viene estando en el ojo de la tormenta. La novedad es que la Justicia uruguaya decidió el embargo de fondos en el exterior de la presidenta y principal accionista de Custodia de Valores Mobiliarios (CVM), Sara Goldring, y de otros accionistas.

Fue luego de un pedido de los abogados Donnángelo-Durán-Sasson, que detectaron inversiones por u$s20 millones en el banco Jefferies de Nueva York, y que representan a un centenar de damnificados de CVM. Vale recordar que CVM y la firma United Brokers (UB), que opera offshore desde la zona franca Aguada Park en Montevideo, fueron intervenidas y suspendidas en sus actividades el 5 de julio pasado tras no comunicar en tiempo y forma a sus clientes que habían tenido pérdidas por u$s100 millones.

El Banco Central de Uruguay (BCU) resolvió así desplazar a las autoridades de CVM y UB: Sara Goldring y sus hijos Martín y Daniel Cukier Goldring. Según cuentan en el mercado, antes de la intervención la firma realizó operaciones de venta de opciones (put) a precios de ejecución mucho más altos que las cotizaciones de las acciones subyacentes a los contratos de los put. La cartera del 80% de los clientes de CVM pasó de u$s110 millones a menos de u$s20 millones entre junio de 2021 y fines de mayo de este año.

Para el BCU ambas empresas dieron intencionalmente información errónea a sus clientes sobre sus posiciones, hicieron un manejo arbitrario de los fondos y valores utilizando los de algunos clientes para cubrir posiciones de otros, hicieron un uso arbitrario del mandato de libre administración y hasta realizaron operaciones fuera de los valores de mercado para ocultar pérdidas a clientes. En fin.

Dejá tu comentario

Te puede interesar