Finanzas

Los inversores aceleraron liquidación de bonos, que se hundieron hasta 10,5%

Los principales títulos nominados en moneda dura se derrumbaron ante la falta de avances en el plan de reperfilamiento de bonos, la demora en el desembolso del FMI e inconvenientes en el pago al exterior de vencimientos de deuda privada, a raíz de las recientes restricciones cambiarias.

Frente a un entorno de máxima incertidumbre financiera, los inversores aceleraron este viernes la liquidación de sus posiciones en bonos argentinos, en momentos de mayores restricciones en el mercado de cambios que limitan las operaciones de arbitraje para hacerse de dólares.

En el segmento de la renta fija, los principales títulos nominados en dólares se hundieron hasta más del 10%, entre otras causas, por la falta de avances en el plan de reperfilamiento de la deuda soberana, la demora en el desembolso del FMI e inconvenientes en la liquidación al exterior de intereses de Obligaciones Negociables (bonos de privados), a raíz de las recientes restricciones cambiarias, coincidieron fuentes del mercado.

Entre los bonos más operados, se destacaron las bajas del Bonar 2024 (-10,5%), del Bonar 2020 (-7,5%); y del Discount bajo ley local (-7%). En la semana, esto títulos sufrieron caídas de entre 5% y 8%.

"Las últimas medidas que buscan limitar los arbitrajes cambiarios también despertaron una negativa reacción, no sólo en las cotizaciones de los activos sino también en la evolución de las 'brechas' que volvieron a ampliarse, dado que se estaría reforzando el control de cambios", dijo Gustavo Ber, economista de Estudio Ber.

Mientras tanto, el dólar en la plaza mayorista cerró casi estable a $56,11, con una firme participación de la banca oficial cuando la cotización alcanzó la zona de $56,20 unidades, comentaron operadores.

En tanto, el riesgo país elaborado por el banco JP Morgan subió 74 unidades, a 2.167 puntos básicos, un 3,5%. La postergación de vencimiento de deuda pública de corto plazo hace mantener este alto nivel, por todos los riesgos de renegociación con la deuda en general, explican en la plaza.

Pero además la demora del FMI en el desembolso de los u$s5.400 millones previsto para mediados de este mes, aumentó la tensión entre los inversores.

Según versiones que circularon en las mesas, el organismo internacional esperaría hasta después de las elecciones del 27 de octubre próximo para definir el desembolso. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, hará en la última semana de septiembre un último intento por evitar esa demora, cuando se reúna con autoridades del organismo multilateral.

En mercados del exterior y en análisis de bancos y fondos de inversión dan por hecho que los recursos acordados con el organismo multilateral no se sumarán a las reservas del Banco Central hasta que el panorama electoral se aclare.

Por otro lado, en las últimas horas se conoció que grandes empresas que deben pagar vencimientos de deuda en el exterior y cuentan con los dólares para hacerlo, no los están pudiendo girar para cumplir con los acreedores.

Es el caso de IRSA, que debía cancelar un vencimiento de deuda de u$s130 millones, dinero que hasta el momento no llegó a los tenedores de la Obligación Negociable en el exterior, al margen de que la empresa depositó los dólares. El motivo es que el control de cambios, tal como está redactada la regulación por parte del Banco Central, impide efectivizar pagos a "personas jurídicas". Ante esta situación, los ADRs de IRSA cayeron un 5,4% en Wall Street.

Por otro lado, los bonos en pesos tuvieron también una jornada difícil, al anotar caídas de entre 3% y 8% en promedio, tanto para el tramo CER como el indexado, revirtiendo de ésta manera la dinámica de subas consecutivas de los últimos días.

El saldo semanal para los bonos en pesos fue positivo, con subas de entre el 8% y 20% promedio, tanto para CER como indexados.

La tasa de Leliq bajó 184 puntos básicos este viernes a 84,149%, por lo que en la semana acumuló una merma de 167 PB.

S&P Merval, apuntalado por el CCL

A diferencia de los activos de renta fija, el S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) anotó su cuarto avance en forma consecutiva este viernes, al subir un 3,5%, a 30.136,28 unidades, por la influencia alcista del tipo de cambio implícito ("contado con liqui"), que saltó un 3,6% a $71,23.

Los ascensos más relevantes de la jornada los registraron las acciones de Comercial del Plata (+13%), ya que algunos inversores tomaron en cuenta la importancia de su participación en Transportadora de Gas del Norte y en Companía General de Combustibles (petrolera del empresario Eduardo Eurnekian).

El podio de las principales alzas lo completaron los papeles de Banco Macro (+6,4%) y de Edenor (+6,3%).

Lo mejor de la jornada estuvo en el panel general: TGLT saltó 15,6%, y Cammuzzi Gas Pampeana trepó 15,4%.

El volumen fue aceptable teniendo en cuenta el contexto: volvió a superar los $1.000 millones. Se registraron 90 alzas, 16 bajas y 4 acciones sin cambios.

En Wall Street, sin embargo, los ADRs argentinos terminaron con mayoría de retrocesos: los bancos perdieron hasta 5,5% (Galicia y Supervielle), mientras que energéticas cayeron hasta 3,5% (Pampa Energía).

Es que los operadores del exterior regresaron a un actitud de mayor "wait and see" tras el rebote técnico ensayado en las últimas jornadas, luego de la consulta lanzada por el gestor de índices Morgan Stanley Capital International (MSCI) sobre la permanencia de Argentina en la categoría de Mercado Emergente, comentaron en el mercado.

Con la suba de este viernes, el panel líder de BYMA acumuló en la semana un avance del 8,9% medido en pesos.

Las acciones que más ganaron en los últimos cinco días fueron Transportadora de Gas del Norte (+47,5%); Transener (+30,7%); y Comercial del Plata (+22,8%).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario