Política

Macri respira con la mira en EE.UU.

El Gobierno confirmó que habrá mensaje presidencial ante la ONU. Macri quiere mostrarse en Nueva York en plena gestión.

La Casa Rosada no tiene en la mira avanzar con una campaña agresiva hasta que la estabilidad del dólar sea una realidad concreta y persistente y que la economía no amenace con algún que otro banquinazo. Eso puede llevar al Gobierno a mantenerse con una prudencia actuada, al menos para las manifestaciones de Mauricio Macri en su rol de candidato, hasta fin de septiembre. Luego comenzará el tramo lógico de la campaña más dura. Eso explica que el Gobierno tenga en claro que el mayor activo que puede mostrar en este tiempo es a un Macri gestionando y en rol de estadista. Por eso no se había dejado de lado nunca, a pesar de la crisis, la opción de mantener activa una agenda internacional mínima que ayer el Gobierno reconoció cuando confirmó el viaje de Macri a Nueva York para hablar ante la Asamblea de Naciones Unidas.

Es el escenario en el que mejor puede moverse e inclusive con la chance de cerrar alguna bilateral, aunque más no sea para la foto, con Donald Trump. En Naciones Unidas todo es posible: los pasillos de la sede, libres de cualquier interferencia y con máxima seguridad cuando visitan el edificio los presidentes para la apertura de la Asamblea General, puede haber cruces, conversaciones, fotos y hasta alguna bilateral casi por descuido.

La confirmación de ese viaje que se iniciará el domingo 22 de este mes, incluye un día de posibles encuentros con representantes de fondos de inversión y bancos, todo un ejercicio de tranquilidad financiera hacia las elecciones. En ese juego entrará también Hernán Lacunza que formalmente debe viajar a Washington al final de esa misma semana para participar de la fiesta grande que organiza el BID por el 60 aniversario de su creación. La idea en Economía es adelantar el viaje del ministro para unir las dos agendas en una sola semana. Hasta ayer no había armada aún agenda de Lacunza con el FMI, pero está claro que habrá contactos en la capital estadounidense, a pesar que el desembolso de los u$s5400 millones no es una prioridad absoluta hoy, habida cuenta que las restricciones que se tomaron fueron precisamente para intentar aislar riesgo ante la demora o bloqueo de la llegada de esos fondos.

Macri entonces estará el 24 de septiembre en Nueva York, Estados Unidos para hablar ante la Asamblea General de la ONU.

No hay todavía confirmadas oficialmente reuniones bilaterales con líderes mundiales, aunque se irán definiendo esta semana en línea con lo que responda Washington sobre la agenda del Presidente en Estados Unidos, aunque por ahora concentraría todas sus actividades en un sólo día.

Desde su asunción, Macri participó dos veces de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ya que en 2017 el país estuvo representado por la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Desde Cancillería señalaron que habrá una agenda paralela que está elaborando el Ministerio de Hacienda y que incluiría una visita del ministro Hernán Lacunza a Washington para reunirse con las autoridades del Fondo Monetario Internacional, además de reuniones con fondos de inversión en Nueva York, en las que también podría participar el Presidente.

Además de Lacunza, integrarán la comitiva oficial el canciller Jorge Faurie; el subsecretario de Asuntos Estratégicos de la Jefatura de Gabinete, Fulvio Pompeo, y el embajador en la ONU, Martín García Moritán.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario