27 de marzo 2008 - 00:00

Arrecian choques en Irak petrolero

Un guerrillero de la milicia chiita Ejército del Mahdi correentre ruinas en la ciudad de Basora. Los irregulares amenazanal gobierno con incendiar los pozos petroleros de laregión.
Un guerrillero de la milicia chiita Ejército del Mahdi corre entre ruinas en la ciudad de Basora. Los irregulares amenazan al gobierno con incendiar los pozos petroleros de la región.
Basora (Reuters, AFP, EFE, ANSA) - El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, ordenó ayer a una poderosa milicia chiita que se rinda, mientras sus fuerzas realizaban un operativo militar contra los seguidores del líder de ésta, el clérigo Moqtada al-Sadr.

Al-Sadr, cuya tregua el año pasado fue elogiada por las fuerzas estadounidenses por limitar la violencia, pidió conversaciones para poner fin a la campaña contra sus seguidores, la mayor ofensiva militar lanzada por las fuerzas iraquíes sin apoyo de unidades de combate de Estados Unidos o Gran Bretaña.

Más de 80 personas murieron y cientos resultaron heridas en los combates, centrados en la sureña zona petrolera de Basora y en suburbios chiitas de Bagdad, controlados por los seguidores de Al-Sadr, y en las ciudades de Hilla, Kut y Diwaniya en el sur del país.

Al-Maliki, que se trasladó a Basora para supervisar personalmente el operativo militar, dijo que se perdonaría a los combatientes si se rendían en las siguientes 72 horas.

El asalto es una oportunidad para su gobierno de demostrar que puede imponer su voluntad y permitirles a las fuerzas estadounidenses retirarse. Pero también corre el riesgo de desatar más violencia luego de un año en el que la seguridad en Irak mejoró notoriamente.

«En las últimas horas hemos estado viviendo en un infierno. Hemos pasado la mayor parte del tiempo escondidos bajo la escalera», dijo Faris Hayder, un vecino de Basora de 28 años. «No hemos visto nada como esto desde que las tropas extranjeras arribaron en 2003», agregó.

Las batallas que el martes comenzaron en Basora se reanudaron ayer con intenso fuego de armas y explosiones. Un funcionario de Salud aseguró que hasta ayer a la mañana habían muerto 40 personas y otras 200 resultaron heridas en la ciudad.

Testigos en Kut, 170 kilómetros al sur de Bagdad, escucharon fuego de armas e impactos de mortero, y vieron edificios y autos en llamas. La policía dijo que al menos 18 personas murieron en los choques allí, incluyendo un bebé.

En la capital, un funcionario de salud dijo que 14 personas murieron y más de 140 resultaron heridas en enfrentamientos en la barriada de Ciudad Sadr.

Dejá tu comentario

Te puede interesar