Bagdad vivió uno de sus peores atentados: 135 muertos al explotar un camión-bomba

Mundo

Bagdad (ANSA) -. Al menos 135 personas murieron y más de 300 resultaron heridas al estallar un camión-bomba conducido por un suicida en un mercado del centro de Bagdad, en el atentado individual más sangriento cometido en la capital iraquí desde el inicio de la ocupación en marzo de 2003.

El atentado, cometido en el mercado de Sadriya, un barrio habitado principalmente por kurdos chiítas, provocó el derrumbe de varios edificios linderos.

Otras 44 personas murieron en diversos hechos de violencia en el país, al tiempo que el grupo armado Estado Islámico de Irak anunció que extenderá los ataques al resto del territorio en vez de concentrarlos en la capital.

El ataque contra el mercado de Sadriya fue a la tarde, cuando el lugar estaba colmado de compradores.

Un kamikaze al frente de un camión con una tonelada de explosivos detonó una bomba que mató a 135 personas e hirió a otras 300, confirmó el general Jihad al Jaberi, del Ministerio de Defensa.

Una columna de humo negro se levantó sobre el barrio y decenas de ambulancias, patrulleros y carros de bomberos acudieron al lugar, informaron testigos.

Como la policía aisló la zona y prohibió la circulación, se generaron tumultos de personas que, presas del pánico, querían alejarse de ese escenario y familiares de eventuales víctimas que intentaban ingresar al área atacada.

"Varios edificios gravemente dañados se derrumbaron", agregó una fuente de seguridad.
Este es el más sangriento de los atentados en Bagdad desde que comenzó al ocupación liderada por Estados Unidos.

El peor fue el cometido el 23 de noviembre pasado, cuando 200 personas fallecieron al estallar simultáneamente varios coches-bomba en el barrio de Sadr City.

Otro de los ataques más graves en la capital fue el del 14 de septiembre de 2005, con 137 muertos debido a la explosión de ocho coches-bomba en barrios chiítas.

El primer ministro Nuri al Maliki acusó a los seguidores del ex presidente iraquí Saddam
Hussein, depuesto por los ocupantes en 2003 y ejecutado en la horca en diciembre de 2006, de ser los responsables del ataque.

"Los seguidores de Saddam y los takfiri (extremistas sunnitas en la terminología del gobierno iraquí) han cometido otro crimen", agregó.

Según Naciones Unidas, más de 16.800 civiles murieron en 2006 en Bagdad. Por otro lado, el grupo Estado Islámico en Irak anunció mediante un comunicado difundido en Internet que extenderá sus ataques a todas las zonas del país, en vez de concentrar su acción en Bagdad.

El jefe del grupo, vinculado a Al Qaeda, afirmó en un mensaje de audio, cuya autenticidad no pudo verificarse, que su campaña de ataques terminará "cuando (el presidente estadounidense, George W.) Bush firme un acuerdo de rendición".

"Hoy anunciamos una estrategia...que es más amplia y más sagaz, con la potencia de Dios.
La misma no se refiere sólo a Bagdad sino a todas las parte del estado islámico", afirma la voz registrada en el audio y atribuida a Abu Omar al-Baghdadi, el jefe del grupo.

Al Baghdadi exhortó a otros grupos armados sunnitas a formar parte de su "estado" para engrosar las filas de los milicianos contra la ocupación.

Otras 44 personas murieron en las últimas 24 horas, además de dos militares estadounidenses que viajaban en un helicóptero Ah-64 Apache abatido el viernes en el norte de Bagdad por fuego enemigo.

El ataque fue reivindicado justamente por el grupo Estado islámico en Irak a través de Internet.

En Bagdad, la policía informó que en las últimas 24 horas fueron hallados 24 cadáveres en varias zonas de la capital.

Tras una serie de atentados en el norte del país, las autoridades de las ciudades de Samarra, Kirkuk y Mossul decretaron el toque de queda.

En tanto, seis policías murieron y otros seis resultaron heridos en un ataque de hombres armados contra un puesto de bloqueo en Samarra, 125 kilómetros al norte de Bagdad.

En Kirkuk, ciudad petrolera del norte de Irak, cinco coches-bomba explotaron causando al menos dos muertos y 30 heridos, dijo la policía local.

El brazo iraquí de la organización Al Qaeda reivindicó ayer, a través de internet, esos ataques y afirmó además que tomó como blanco las sedes de los principales partidos kurdos iraquíes.

En el comunicado se informa que fueron utilizados "ocho automóviles cargados de explosivos" contra "las oficinas del Partido Democrático del Kurditán (PDK, de Massud Barzani) y de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK)" y contra la Guardia Nacional iraquí.

Un atacante suicida a bordo de un coche-bomba se hizo explotar delante de la sede del Partido Democrático del Kurdistán (PDK, de Massud Barzani) en el barrio Mussala.

En la explosión murieron el atacante y un transeúnte y otras 16 personas resultaron heridas, entre ellas mujeres y un niño.

Otros cuatro coches-bomba explotaron en la ciudad, dos frente a escuelas femeninas causando heridas a cuatro estudiantes, y otras dos en un estacionamiento.

En Mossul, a 400 kilómetros al norte de la capital dos atentados causaron la muerte de dos soldados y tres civiles.

En Mahmudiya, 30 kilómetros al sur de Bagdad, un coche-bomba causó un muerto y cinco heridos.

Además, un comunicado del ejército estadounidense informó que mató a cuatro "terroristas" que trataron de atacar a las fuerzas norteamericanas, tres en Falluja y uno en Tarmiya.

Dejá tu comentario