Biden consagró en la cumbre del G7 el retorno de Estados Unidos a sus alianzas tradicionales

Mundo

El demócrata consolida un giro completo en política exterior en relación con el mandato de Trump. Su gira europea continuará en la OTAN y concluirá el miércoles con un esperado cara a cara con Putin.

Carbis Bay - El presidente Joe Biden dijo ayer que Estados Unidos está recuperando la confianza de sus aliados y de la comunidad internacional, luego de haber participado de la cumbre del Grupo de los 7 principales países industriales (G7) en el marco de un primer viaje al extranjero que busca dejar a atrás la conflictiva política exterior de Donald Trump.

Luego que Trump se hubo distanciado de los socios tradicionales de su país con su política de “Estados Unidos primero”, Biden busca conectar con una nueva generación de líderes de algunos de los países más poderosos del mundo y unir más estrechamente a los aliados para abordar la pandemia del coronavirus, las prácticas comerciales y laborales de China y el crecimiento de la influencia política de Rusia.

Al concluir en Inglaterra una cumbre del G7, que calificó de “reunión extraordinariamente colaborativa y productiva”, el demócrata Biden, quien asumió en enero, dijo que había sentido un “entusiasmo genuino” por su compromiso de devolver a Estados Unidos a la senda del multilateralismo.

“Estados Unidos ha vuelto a liderar el mundo junto a naciones que comparten nuestros valores más arraigados”, dijo Biden en la conferencia de prensa en la localidad costera de Newquay, en el suroccidental condado inglés de Cornualles.

“Creo que hemos progresado en el restablecimiento de la credibilidad estadounidense entre nuestros amigos más cercanos”, agregó antes de tomar un vuelo para visitar a la reina Isabel II de Inglaterra en el Castillo de Windsor.

El presidente, que se encuentra en un viaje de ocho días por tres países, dejó su huella en el G7 al anunciar un compromiso de compartir 500 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus con el mundo y presionar a los aliados para que hagan lo mismo.

Los líderes del G7 confirmaron hoy su intención de donar más de 1.000 millones de dosis a países de bajos ingresos en el próximo año, con la meta de acabar con la pandemia el año próximo, aunque voces críticas dijeron que sería necesario un compromiso once veces mayor para lograrlo.

También luchó para que la declaración conjunta de los líderes incluyera críticas al uso de China del trabajo forzoso y otros abusos de los derechos humanos, mientras busca presentar la rivalidad con Beijing como la competencia definitoria para el siglo XXI (ver aparte).

Los líderes también acogieron su llamado a una tasa impositiva corporativa mínima global del 15%.

El presidente estadounidense viajará hoy a Bruselas para reunirse con los líderes de la OTAN y la Unión Europea (UE) antes de una cumbre con el presidente ruso, Vladímir Putin, el miércoles en Ginebra, Suiza.

Dejá tu comentario