Perfil de Joe Biden

Mundo

Quién es el candidato en que la oposición estadounidense depositó sus esperanzas para sacar a Donald Trump de la Casa Blanca el próximo 3 de noviembre.

El próximo 3 de noviembre se celebrarán las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El mundo está a la espera de saber quién ganará la contienda electoral de esta ocasión y si el candidato demócrata Joe Biden podrá superar los votos del presidente republicano Donald Trump.

La oposición estadounidense depositó sus esperanzas en Joe Biden para sacar a Donald Trump de la Casa Blanca.

¿Quién es Joe Biden? Hijo de descendientes europeos y criado en una familia de clase trabajadora católica acomodada que pasó algunas dificultades económicas, Biden se convirtió en una joven promesa del Partido Demócrata muy rápido: a los 27 años fue elegido concejal de la ciudad donde creció, New Castle, Delaware, y dos años más tarde se convirtió en uno de los senadores federales más jóvenes del país.

Apenas unas semanas después de esta elección, su esposa Neilia Hunter y su beba de un año murieron en un accidente de auto, una tragedia familiar que lo marcó y dejó solo a cargo de sus dos hijos mayores, de dos y tres años, hasta que en 1977 se casó con su actual esposa, Jill Biden.

El abogado aprovechó desde el primer momento su banca de senador para construir alianzas y poder. Para 1987, cuando se avizoraba el final de los dos mandatos del republicano Ronald Reagan, el joven Biden había construido la imagen de renovación que los demócratas necesitaban.

Pero su campaña no duró mucho. Medio año antes del inicio de las primarias, la prensa reveló que había plagiado un discurso del entonces líder laborista británico sobre sus orígenes vinculados a trabajadores mineros.

En 1987, el escándalo por su discurso creció aún más cuando la prensa descubrió que Biden ya había plagiado un trabajo en la universidad y varios párrafos de discursos de Robert Kennedy.

Tras abandonar la carrera presidencial, volvió a concentrarse en el Senado y en sus 36 años dentro ocupó cargos clave para construir poder y, principalmente, convertirse en el referente demócrata de la cooperación bipartidista, como lo fue su amigo, el fallecido excandidato presidencial John McCain, para los republicanos.

En 2008 con amplia experiencia en política internacional, abandonó su segundo intento por llegar a la Casa Blanca y se convirtió en el compañero de fórmula de una nueva joven promesa demócrata: Barack Obama.

Biden, considerada una voz líder a favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en sus tiempos de vicepresidente bajo el gobierno de Barack Obama (2009-2017), también se comprometió en una entrevista por correo electrónico con el editor de Philadelphia Gay News a expandir los derechos queer a nivel internacional al hacer de la igualdad una pieza central de la diplomacia estadounidense, informó la agencia de noticias Ansa.

Biden, un conocido defensor de los derechos de los homosexuales a nivel nacional desde la década de 1970, defendió la Ley de Igualdad y describió su agenda para los derechos LGBTQ.

Hasta este año, cuando se hizo conocida una denuncia de abuso sexual y se visibilizó un posible tráfico de influencias a través de su hijo Hunter en Ucrania, en general, sus detractores no lo habían criticado como persona o líder.

En 2016, muchos analistas consideraron que Biden se había bajado de su última oportunidad para llegar a la Casa Blanca. Oficialmente argumentó que la muerte de cáncer de su hijo Beau fue demasiado para él, pero extraoficialmente no había salido fortalecido de sus ocho años como vicepresidente.

Pero la victoria de Trump con los votos de muchos trabajadores de clase media desilusionados y la falta de un candidato opositor claro en medio de una creciente crisis de identidad de los demócratas volvieron a convertir a Biden -un confiable miembro del aparato partidista y figura aceptable para los republicanos desencantados- en la esperanza de cambio, a sus 77 años.

Confiando en la experiencia en la arena política, plantea “salvar” al país con planes para potenciar el empleo y las empresas nacionales y disminuir el racismo. Joe Biden asegura que "no solo vamos a reconstruir lo que ha funcionado en el pasado. Esta es nuestra oportunidad de reconstruir mejor que nunca".

Joe Biden y su cuenta de Twitter

Al igual que Trump y como se acostumbra en la política estadounidense, Biden utiliza sus redes sociales para expresar sus ideas y difundir su programa político.

Tal es la importancia que le da a Twitter, que eligió esta plataforma para dar a conocer a su compañera de fórmula, Kamala Harris.

Ante los insultos que recibió de Trump a través de diversos tweets, Biden decidió redoblar la apuesta y sumarse al debate vía redes para captar más electores.

Indirecta o directamente, el candidato demócrata menospreció a Trump en varias ocasiones criticando sus políticas.

“Ahora más que nunca, necesitamos un presidente que elija la compasión sobre la crueldad”. “Ahora más que nunca, necesitamos un presidente que elija la compasión sobre la crueldad”.

“Es simple: Donald Trump cree que la atención médica es un privilegio. Yo creo que es tu derecho”. “Es simple: Donald Trump cree que la atención médica es un privilegio. Yo creo que es tu derecho”.

Su campaña política no estuvo apuntada sólo a su adversario. Durante los últimos meses intentó dirigirse a las diferentes minorías para conseguir más votos.

“Las latinas son el corazón de nuestras comunidades y hoy en el Día de la equidad salarial de la mujer latina, reconocemos el hecho de que solo ganan 54 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco. Mi administración luchará para asegurar la igualdad salarial que se merecen”, aseveró.

También apuntó a los ciudadanos religiosos: “Mi fe católica me inculcó una verdad fundamental: que todas las personas en la tierra son iguales en derechos y dignidad. Como presidente, estos son los principios que darán forma a todo lo que hago, y mi fe seguirá siendo mi ancla, como lo ha hecho toda mi vida”.

En esta línea, difundió una clara postura con el movimiento que adquirió tanta relevancia durante el último tiempo a partir de la muerte de George Floyd: “Black lives matter. Ningún presidente debería tener miedo de decirlo”.

Además de apuntar a las minorías y difundir programas políticos, fue claro con su postura respecto al tratamiento de Donald Trump con el Covid-19: “Ningún presidente cuyas mentiras y fracasos hayan costado 225.000 vidas estadounidenses debería conservar su puesto”.

Criticó en reiteradas ocasiones a Trump y a sus políticas para prevenir la expansión del virus.

A tres días de las elecciones, el último tweet fue uno de los más contundentes y con más repercusión dentro de su campaña. “Tienes el poder de silenciarlo”, aseguró acompañado de un video donde simula silenciar la voz de Donald Trump.

https://twitter.com/JoeBiden/status/1322247900286513152

Joe Biden y la elección de su vicepresidenta

Joe biden anunció a mediados de agosto que Kamala Harris era finalmente la elegida para acompañar la fórmula y disputar la reelección de Donald Trump.

Hija de inmigrantes, su padre de origen jamaiquino y su madre llegada desde la India, fue la primera mujer negra en ser elegida como fiscal general en California. Crítica con el gobierno de Trump y se reconoce como una feroz defensora de la reforma policial y la justicia social.

La nueva candidata a vicepresidenta se desempeñó desde 2004 hasta 2011 como fiscal en San Francisco, y luego fue electa dos veces fiscal de California (2011-2017) y se convirtió en la primera mujer en dirigir los servicios judiciales en el estado de California.

En su cargo, se negó a defender la Proposición 8 del estado, que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo, que luego fue anulada por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sin embargo, Harris se hizo conocida a nivel nacional dentro del partido Demócrata en 2016, cuando se convirtió en la primera mujer de origen multirracial elegida en el Senado por California y criticó las políticas de inmigración de Trump.

Kamala Harris
Hija de un padre jamaiquino y una madre india, Harris nació en Oakland.

Hija de un padre jamaiquino y una madre india, Harris nació en Oakland.

Presentó un proyecto de ley para dar a las familias de bajos ingresos pagos en efectivo y créditos fiscales para ayudar a combatir el estancamiento salarial y el aumento de los costos de la vivienda, y fue una firme defensora de las reformas de la justicia penal.

Como senadora demócrata fue crítica con el gobierno de Trump y participó de las manifestaciones por el racismo y la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd.

La candidata a vicepresidenta, además exigió una reforma policial en el Congreso y apoyó la protección para los inmigrantes indocumentados y la reducción de impuestos para las clases media y trabajadoras.

La abogada es la tercera mujer que se postula como vicepresidenta candidata a un partido político importante, tras Geraldine Ferraro, la vicepresidenta demócrata electa en 1984, y Sarah Palin, vicepresidenta republicana candidata en 2008.

Biden y su declaración de impuestos

La declaración de impuestos de ambos candidatos fue un eje central de la campaña. Por un lado, el candidato presidencial demócrata Joe Biden a fines de septiembre publicó su declaración de impuestos del año pasado y se dio a conocer que pagó 300.000 dólares en impuestos federales.

Los documentos fiscales de Biden fueron publicados antes del primer debate con Donald Trump, quien desató una nueva polémica luego de que el diario The New York Times indicara que el presidente pagó solo 750 dólares en impuestos federales en 2016, cuando ganó las elecciones.

Además el diario detalló que Donald Trump solo pagó ese monto tanto en 2016 como en 2017, y “no pagó ningún impuesto sobre la renta en 10 de los 15 años anteriores, en gran parte porque informó más pérdidas que ganancias”.

Por su parte, ante el escándalo con Trump, la directora de comunicación de la campaña de Joe Biden, Kate Bedingfield, aseguró que "este nivel histórico de transparencia busca dar fe a la gente sobre sus líderes, que deben cuidarlos y no buscar su propio beneficio" luego de publicar los documentos que detallan que Biden y su esposa, Jill, tuvieron un ingreso bruto de 985.233 dólares y, por consiguiente pagaron 300.000 dólares en impuestos federales en 2019.

El documento indica que el candidato demócrata y su esposa obtuvieron la mayor parte de sus ingresos de la Universidad de Pensilvania, el Colegio Comunitario de Virginia del Norte y corporaciones S que usan para sus compromisos de oratoria y escritura.

En línea con incentivar la transparencia, Joe Biden aseguró que el presidente estadounidense es parte de proyectos comerciales en China que mantiene en secreto.

“No ha publicado ni un solo año de sus declaraciones de impuestos. ¿Qué estás escondiendo? ¿Por qué no estás dispuesto a divulgarlos?”, aseveró Joe Biden en uno de los debates presidenciales.

La campaña opositora de Joe Biden respondió con un spot: "Los maestros pagan 7.239 dólares, los bomberos pagan 5.283 dólares, las enfermeras pagan 10.216 dólares...Donald Trump pagó 750."

En tono más irónico, Biden difundió por sus redes sociales una página web que permite calcular cuánto más pagó cada uno en impuestos en 2016, en comparación con el presidente.

Jill Biden, la aspirante a Primera Dama de los Estados Unidos

Educadora de profesión, Jill Biden, durante los dos mandatos de Obama en los que su marido fue vicepresidente, se negó a acompañar a su esposo en los viajes oficiales para no abandonar su tarea.

Jill enseñó inglés y lectura en escuelas secundarias durante 13 años, y obtuvo los grados de maestría de la Universidad de West Chester y la Universidad Villanova. También enseñó a los adolescentes con trastornos emocionales en un hospital psiquiátrico.

Recibió el título de doctora de la Universidad de Delaware en 2007. Además es la fundadora de la organización sin fines de lucro Biden Breast Health Initiative, co-fundó el programa Book Buddies, y está activa en la organización sin fines de lucro Delaware Boots on the Ground.

A nivel político, participó en las campañas de su marido cuando se postuló tanto para presidente como para vicepresidente, mientras seguía ejerciendo su profesión de profesora.

ElcRgOzXYAELa4f.jpg

Desde 2009, es profesora de inglés en Northern Virginia Community College, y se cree que fue la primera segunda dama en ejercer un trabajo remunerado mientras su marido es vicepresidente.

Siguió dando clases en el Northern Virginia Community College, donde los alumnos ni siquiera eran conscientes de que su profesora de Lengua y Literatura llegaba a casa y tenía que recibir a las más altas personalidades del país.

La pareja se conoció en 1975. Biden enviudó de forma trágica en 1972, su esposa Neilia, y su hija pequeña, Naomi, fallecieron en un accidente de tráfico. En 1977 el senador se casó con la profesora de Inglés quien adoptó a los dos hijos de Biden, Beau y Hunter. En 1981 tuvieron a Ashley.

https://twitter.com/DrBiden/status/1321221251126468608

Durante la campaña se expresó a través de Twitter apoyando a su marido y criticando las políticas de Donald Trump. “Como madre y abuela, como estadounidense, tengo el corazón roto por la magnitud de la pérdida, por el fracaso a la hora de proteger nuestras comunidades, por cada vida preciosa e irremplazable que se ha perdido", señaló en referencia a la crisis sanitaria y económica.

En cierto punto, Jill es una figura con la que se puede identificar una parte del electorado. Fue criada en los suburbios de Filadelfia y tiene antecedentes italianos y escoceses. La importancia que le da la educación también despertó el interés de varios votantes.

Desde el inicio de la campaña llama a aunar las diferencias y finalizar las divisiones políticas para poder afrontar la crisis pandémica y económica y desterrar a Donald Trump del poder. "No estamos de acuerdo en todo, no es necesario, aún podemos querernos y respetarnos los unos a los otros", reiteró en diferentes ocasiones.

Hunter Biden y Ucrania

Durante la campaña, Donald Trump volvió a reflotar los negocios de su hijo, Hunter Biden, en Ucrania y China, cuando su padre era vicepresidente de Obama (2009-2017).

Según Trump, Biden hizo destituir a un fiscal ucraniano para evitar que la empresa de ese país de gas Burisma fuera procesada por corrupción, porque su hijo Hunter formaba parte de la junta directiva del grupo.

Hace un año, los esfuerzos de Trump para poner el foco en Hunter Biden se volvieron en su contra, cuando un informante dio a conocer una llamada telefónica en la que el presidente estadounidense parecía extorsionar a su homólogo ucraniano con una significativa ayuda militar si abría una investigación contra Hunter Biden.

La oposición demócrata de la Cámara de Representantes abrió una investigación de juicio político contra Trump luego de que un informante de la inteligencia denunciara que el mandatario había pedido a su par ucraniano, Vladimir Zelenski, miembro de la directiva del grupo Burisma, investigar a los Biden.

Poco después de la conversación, Trump suspendió la entrega a Ucrania de millones de dólares en ayuda militar, que solo desbloqueó cuando el Congreso expresó su alarma por la demora.

Eso le valió a Trump una denuncia de abuso de poder y ser sometido a un juicio político, del que salió absuelto gracias a una mayoría de senadores republicanos.

Los senadores republicanos absolvieron rápidamente al mandatario y el proceso enterró el "caso Hunter Biden" durante varios meses.

Sin embargo, las polémicas en torno al hijo de Biden no terminaron ahí. A mediados de octubre, el New York Post publicó que el FBI había confiscado una computadora que Hunter Biden dejó de reparar en una tienda y nunca más buscó. En el artículo señalaron que se halló un correo electrónico de abril de 2015 donde Vadim Pojarskii escribe: "Estimado Hunter, gracias por su invitación a Washington y la oportunidad de conocer a su padre".

No obstante, no se encontraron pruebas de la supuesta reunión.

Por su parte Joe Biden aseveró que "nunca he hablado con mi hijo sobre sus negocios en el extranjero" y que el ataque contra su hijo era solo parte de la campaña de Trump para desestimarlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario