Brasil: el vicepresidente sugirió que el Ejército impedirá un autogolpe de Bolsonaro

Mundo

El general Mourão descartó una rebelión de la Policía Militar para evitar que Bolsonaro deje su cargo. Pero recordó que la Constitución autoriza a los militares a intervenir esos cuerpos en caso de sublevación.

El vicepresidente de Brasil, general retirado Hamilton Mourão, envió claras señales a los sectores afines al presidente Jair Bolsonaro dentro de la Policía Militar (PM) de que un levantamiento que impida la sucesión democrática el próximo año no será tolerado por los sectores moderados que conforman el gobierno, depositando su expectativa en que el Ejército impedirá cualquier alteración institucional.

En una entrevista exclusiva con el medio O Globo, Mourão, cuya relación con Bolsonaro se encuentra básicamente en punto muerto, fue consultado sobre la posibilidad de que los cuerpos estaduales de la PM tomen el Congreso y boicoteen el traspaso de poder en caso de que el actual mandatario no logre la reelección. Algo que parece probable según las últimas encuestas de intención de voto, que dan al líder de izquierda Lula da Silva el triunfo.

"Hay un análisis que se ha hecho en el que se busca decir: 'Trump hizo eso (invasión del Congreso) en Estados Unidos, habrá una milicia aquí que hará lo mismo'. No se puede comparar a la sociedad estadounidense con la sociedad brasileña", dijo el vicepresidente de Brasil, representante del ala militar y moderada del gobierno.

"Es obvio que hay un número significativo de policías que simpatizan con nuestro gobierno y, en particular, con el presidente Bolsonaro, pero también hay oficiales que simpatizan con la izquierda, con el PT", ejemplificó.

En cualquier caso, Mourão recordó que en sublevaciones de la Policía Militar contra gobierno estaduales de la oposición, el Ejército siempre cumplió con su rol, establecido por la Constitución, de tomar el control de esos cuerpos, sugiriendo así que volvería a hacerlo en caso de una interrupción democrática.

En la entrevista, Mourão no ocultó su malestar porque el presidente Bolsonaro ya no le permite participar de las reuniones de gabinete, en la mayor muestra de que la alianza con el ala militar que llevó al mandatario ultraconservador a la presidencia de Brasil está muerta.

"Sabe que mi cosmovisión en muchos asuntos es totalmente diferente a la suya, así como mi forma de actuar. No entiendo por qué el presidente me excluye de estas reuniones", dijo el general retirado, quien pese a declarar lealtad al mandatario también envió un mensaje sugerente sobre su futuro.

"Lo siento porque no estoy al tanto de temas que el gobierno está debatiendo. Recordando que eventualmente podría reemplazarlo y tener que decidir sobre algún asunto como ese, del que no sé nada", afirmó Mourão, en momentos en que vuelven a tomar fuerza los pedidos de un impeachment (juicio político) contra Bolsonaro a raíz de la investigación del Congreso sobre su manejo de la pandemia de coronavirus, otro de los grandes puntos de desacuerdo con su vice.

Mourão siempre defendió la evidencia científica sobre la peligrosidad del coronavirus, usa barbijo y ya recibió las dos dosis de la vacuna CoronaVac contra e virus, mientras que Bolsonaro es un negacionista de la epidemia y ha boicoteado la campaña de vacunación de su propio Ministerio de Salud.

El vicepresidente reconoció que Bolsonaro "no lo quiere en la boleta" como compañero de fórmula por la reelección, y no descarta competir por una banca en el Senado brasileño.

Temas

Dejá tu comentario