Descontrolado, Bolsonaro amenazó con dar un autogolpe

Mundo

Dijo que sacaría a los militares a la calle para terminar con las medidas sanitarias de los gobernadores. Contra el STF y contra China.

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, amenazó ayer con firmar un decreto para intervenir el poder en todo el país con los militares a fin de interrumpir las cuarentenas que ciudades y estados adoptaron para enfrentar el colapso hospitalario por la pandemia del nuevo coronavirus. En ese sentido, adelantó que no aceptaría fallos contrarios a esa medida, que supondría un autogolpe en toda la línea, por parte del Supremo Tribunal Federal (STF).

En un discurso en el Palacio del Planalto, el mandatario también cargó contra China, principal socio comercial de Brasil desde 2009, al insinuar que ese país pudo haber creado en un laboratorio el virus SARS-CoV-2 como parte de una “guerra química”, una versión descartada por la Organización Mundial de Salud (OMS) pero avalada por sectores de la ultraderecha.

“En las calles la gente ya pide que firme un decreto (para terminar con las cuarentenas en los estados y municipios). Si yo firmo un decreto, es para que se cumpla, no será rechazado por ningún tribunal”, dijo en el discurso del acto por la apertura de la Semana de las Comunicaciones.

En un embate sin precedentes contra la principal corte de justicia del país, dijo que el fallo de esta en respaldo a las atribuciones sanitarias que reconoció a los gobernadores es “una excrecencia”.

Las violentas declaraciones del ultraderechista, que según analistas, encontraría en los cuarteles mucha más resistencia que la que admite para dar un autogolpe, se producen en momentos en que una comisión del Senado investiga si el Gobierno actuó a favor del negacionismo y contra las medidas de distanciamiento social (ver recuadro aparte).

“Puedo firmar un decreto para garantizar la libertad de culto, de poder trabajar, el derecho de ir y venir. En ese decreto figuraría el artículo quinto de la Constitución”, dijo Bolsonaro, que reivindicó la movilización de sus seguidores el sábado último para pedir una intervención militar que termine con las cuarentenas y toque de queda, cuando el país superó los 411.000 fallecimientos.

El “desempleo y la miseria son terreno fértil para las dictaduras”, señaló en relación con los efectos que atribuye a las medidas de prevención sanitaria.

“Los militares, cuando se gradúan, juran dar la vida por la patria. Los que fueron a la calle el 1 de mayo, así como los que no pudieron ir, darán su vida por la libertad”, amenazó.

Bolsonaro repudió el inicio de la comisión investigadora del Senado sobre la gestión de la pandemia de su Gobierno y defendió el uso de la cloroquina, remedio antipalúdico sin comprobación científica para el nuevo mal.

El mandatario ultraderechista también reivindicó haber participado de aglomeraciones. “Voy a seguir haciendo todo lo que deberían hacer los que me critican”, dijo, exaltado, el excapitán del Ejército.

También volvió a formular críticas a China, tema que había sido abandonado por el Gobierno cuando debió recurrir a Pekín en busca de vacunas, un discurso que le costó el cargo al excanciller Ernesto Araújo, considerado un fundamentalista de la ultraderecha alineado con Donald Trump.

Bolsonaro diseminó una vez más información falsa y no comprobada sobre el origen del coronavirus.

“Es un virus nuevo del que nadie sabe si nació en un laboratorio o nació porque un humanó ingirió un animal inadecuado. Los militares saben qué es la guerra química, bacteriológica y radiológica. Quizás estemos enfrentando una nueva guerra. ¿Cuál fue el país que más creció? No les diré el nombre”, sostuvo en referencia a China.

De acuerdo con especialistas en temas militares, al jefe de Estado le costaría mucho lograr apoyo en los cuarteles para aplicar semejante programa, propio de una dictadura. Sin embargo, muchos temen que, por minoritario que sea el respaldo que obtenga, sea suficiente para instalar el fantasma de la violencia en el país, al estilo de lo ocurrido en los años 1960 y 1970.

Dejá tu comentario