Brown decide no reducir tropas en Irak mientras crece violencia en el país

Mundo

Gran Bretaña revirtió sus planes para reducir el número de tropas en Irak a 2.500 para esta primavera (boreal), tras una "recomendación" de los comandantes militares británicos.

Según adelantó hoy el periódico inglés Financial Times (FT), la decisión del premier Gordon Brown de reducir el número de soldados en Irak "fue suspendida tras recomendaciones de comandantes militares" en el país árabe.

De acuerdo al reporte, que cita a fuentes oficiales, Brown hará el anuncio oficial el lunes o martes de la semana próxima.

Gran Bretaña cuenta con 4.100 soldados en el sur de Irak, y otros 500 que proveen de asistencia logística en la vecina Kuwait.

Los comandantes militares en Basora sostienen que reducir el número de tropas británicas dejará a la fuerza demasiado expuesta a ataques de la insurgencia, según el FT.

La decisión fue tomada antes de la escalada de violencia esta semana en Basora, donde las fuerzas gubernamentales se enfrentaron a grupos chiítas.

Las tropas británicas se retiraron del centro de Basora en septiembre pasado, y sus fuerzas han sido confinadas al aeropuerto de la ciudad, con mandato para participar de combates sólo si tras un pedido de las autoridades locales.

De acuerdo a fuentes militares en Londres, el principal objetivo de los soldados británicos "es el entrenamiento de las tropas iraquíes".

La decisión de no retirar tropas generó hoy en Gran Bretaña dudas sobre si el país podrá reducir a menos de 4.000 el número de soldados sin abandonar por completo Irak.

Mientras, Londres planea aumentar su contingente militar a Afganistán de 7.800 a 8.500 soldados. "Siempre mantenemos bajo revisión el número de tropas.

Las decisiones se toman después de recibir consejos de comandantes en el terreno, basadas en condiciones específicas y en los desafíos que ellos enfrentan allí", indicó la fuente al FT.

Después de la retirada británica de Basora en septiembre pasado, los ataques contra esos soldados se redujeron en un 90 por ciento, supuestamente tras un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y miembros de la Armada Mahdi, del clérigo radical Moqtada al-Sadr, por el cual se liberaron detenidos iraquíes en poder de los británicos.

Dejá tu comentario