Bush logró poner plan nuclear indio bajo control de la ONU

Mundo

Nueva Delhi (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - George W. Bush anunció ayer en su primera visita a la India un histórico acuerdo para la cooperación en energía nuclear civil, mediante el cual Washington proveerá de tecnología y combustible para reactores a Nueva Delhi, poseedor de armas atómicas, a cambio de que el gigante asiático se someta a los controles internacionales.

El presidente estadounidense llegó a la capital india el miércoles, luego de una inesperada visita a Kabul, y ayer a la mañana se reunió con el primer ministro, Manmohan Singh, mientras en el país se realizaban protestas por su presencia.

India, al igual que Pakistán, es poseedor de armas nucleares, e intercambió frecuentemente amenazas con ese país, con el que tiene un litigio por la región de Cachemira.

Precisamente, la inestabilidad de la región torna crucial el acuerdo alcanzado, que compromete a Nueva Delhi a respetar los controles de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), el organismo dependiente de la ONU.


(Los otros países con capacidad nuclear declarada son Estados Unidos, Francia, Rusia, China y Gran Bretaña, en tanto que Israel nunca admitió oficialmente tal poderío, que se descarta.) En conferencia de prensa conjunta, el presidente norteamericano comunicó lo pactado, punto central de su estadía. «Hoy concluimos un acuerdo histórico sobre energía nuclear», dijo Bush, y Singh destacó que se siente «especialmente honrado» por haberlo concretado sobre las líneas generales definidas en julio pasado.

El acuerdo todavía debe ser aprobado también por el Congreso estadounidense, donde hay sectores contrarios a causa de la oposición de India a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear
(TPN), a pesar de que desde 1998 declaró poseer armas atómicas,y por el temor a eventualesfugas de tecnología estratégica hacia otros países, entre ellos, Irán.

El anuncio del acuerdo está incluido en una declaración conjunta que no especifica, sin embargo, detalles, porque su contenido hasta hoy permanece en secreto.

La declaración conjunta estableció sólo puntos centrales del entendimiento. En primer término, subrayó que India se compromete a separar sus programas nucleares civiles de los militares y que permitirá a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) efectuar inspecciones sobre los primeros.

Como contraprestación, Estados Unidos proporcionará a India su tecnología nuclear
«con fines civiles», comprendidos reactores y combustibles, y exhortará a los otros países proveedores a hacer lo mismo.

El secretario de Estado norteamericano de Asuntos Políticos,
Nicholas Burns, precisó que este acuerdo fue concluido sólo con India y que no se extenderá a Pakistán ni a otros países. «India se adecuó a todas las líneas-guía internacionales sobre tecnología nuclear, al contrario, por ejemplo, de lo que hizo Irán, que violó varias veces estos programas internacionales», opinó el funcionario.

• Garantes

Burns consideró también que India, al contrario de Corea del Norte, nunca violó las normas contra la proliferación y agregó que Rusia y los aliados europeos garantizaron su apoyo al acuerdo, que fue visto positivamente por la AIEA.

La presencia de Bush desencadenó una manifestación de 15.000 militantes comunistas, que lo acusaron de querer « dictar» la política exterior india. Tras el anuncio, Bush reiteró su intención de visitar Pakistán pese a un atentado suicida fuera del consulado de Estados Unidos en la sureña ciudad de Karachi (ver aparte).

El acuerdo nuclear con India no debe ser descontextualizado de la crítica situación que implica el desafío que lleva adelante la teocracia iraní.

Al respecto, el negociador de la República Islámica,
Alí Larijani, culpó a EE.UU. del fracaso de la propuesta rusa para un acuerdo nuclear y advirtió que se opondrá a exigencias desmedidas de «los poderosos».

Las declaraciones fueron obtenidas un día después de las negociaciones ruso-iraníes en Moscú que finalizaron sin resultados tangibles.
«Los estadounidenses crean obstáculos a la proposición rusa. La insistencia de la parte norteamericana sobre el traslado del expediente iraní ante el Consejo de Seguridad de la ONU significa la destrucción de la propuesta rusa», dijo el responsable durante una conferencia de prensa.

Dejá tu comentario