Canciller francés se iría por amor

Mundo

París (EFE, ANSA) - A esta altura de los acontecimientos cabría preguntarse qué les pasa a los más altos funcionarios franceses que no pueden dejar de enredarse en problemas con mujeres. Tras el divorcio y el nuevo casamiento del presidente Nicolas Sarkozy, que según los analistas le costó una caída aguda de su popularidad y una derrota en las elecciones municipales del domingo, ahora es el canciller, Bernard Kouchner, quien amenazó con renunciar por amor.

El funcionario reaccionó así ante la posibilidad de que por su pertenencia al gobierno se impida a su pareja, la periodista Christine Ockrent, acceder a la dirección general de un ente audiovisual público. Las participaciones del Estado francés en la emisora RFI y las televisiones TV5-Monde y France 24 serán reunidas en un consorcio llamado France Monde, según un plan del gobierno, que pretende atribuir la dirección general a Christine Ockrent, pareja de Kouchner desde hace al menos dos décadas.

Ockrent es una periodista de larga trayectoria, con diferentespuestos de responsabilidaden medios, cuyo nombramiento ha generado críticas en los sindicatos de esos medios públicos, que temen por la credibilidad del ente dada la presencia de Kouchner en el Ejecutivo.

  • Responsabilidad

    En rueda de prensa, el jefe de la diplomacia francesa fue preguntado ayer por ese punto y aclaró que la fusión de esos medios públicos es responsabilidad del Ministerio de Cultura, no de su cartera. No obstante, afirmó que no cree que una mujer tenga que ser «despojada» de un cargo público sólo porque su marido o compañero tenga otro relevante.

    «Si hay discrepancias (para permitir que Ockrent sea directora general de France Monde) yo dimito. Sería el primer tipo en hacerlo para permitir que su mujer tenga un cargo público. Eso sería muy bueno para Francia», agregó Kouchner.
  • Dejá tu comentario