Asalto al Capitolio de EEUU: el "hombre de los cuernos" sentenciado a 41 meses de prisión

Mundo

El hecho ocurrió el día en que se certificaban los resultados de las votaciones electorales que mostraban que Joe Biden y Kamala Harris ganaron las elecciones ante el entonces presidente Donald Trump.

Jacob Chansley, el "hombre de los cuernos" y rostro pintado que instantáneamente se convirtió en una de las figuras más visibles y reconocibles que asaltaron el Capitolio y la cámara del Senado en el motín del 6 de enero, fue sentenciado a 41 meses de prisión.

El juez Royce Lamberth dijo que estaba conmovido por una larga declaración que Chansley hizo ante el tribunal, argumentando que había asumido la responsabilidad y expresado remordimiento por su conducta, pero calificó sus acciones de "terribles".

“Lo que hicieron aquí fue obstruir las funciones del gobierno”, dijo Lamberth. Chansley también fue sentenciado a 36 meses de libertad supervisada. También se le acreditarán los 11 meses que ya ha cumplido bajo custodia.

En su declaración ante el tribunal, Chansley dijo que "no tenía excusa alguna" para su conducta ", pero que "de ninguna manera soy un criminal peligroso. No soy un insurrecto. Soy un buen hombre que violó la ley ".

Chansley se declaró culpable en septiembre de obstrucción de un procedimiento federal, un delito grave, en un trato con los fiscales.

El 6 de enero, Chansley llevaba el torso desnudo y un casco con cuernos, pintura facial y pieles mientras participaba en el asedio del Capitolio. Inicialmente fue acusado en una acusación formal de seis cargos, que también incluyó desorden civil, entrada violenta y conducta desordenada.

Su abogado, Albert Watkins, dijo que su cliente no era violento y tenía problemas de salud mental, y que no era uno de los planificadores del asedio del 6 de enero.

En una entrevista con 60 Minutes + en marzo, Chansley negó que estuviera buscando “un ataque contra este país. Eso es incorrecto. Eso es totalmente inexacto ".

Se convirtió quizás en el participante más identificable en el asedio no solo por su atuendo, sino porque estaba entre los que ingresaron a la cámara del Senado después de que los legisladores habían huido del área. En un momento, se paró en el estrado detrás del escritorio del presidente del Senado, que ese mismo día había sido ocupado por el entonces vicepresidente Mike Pence. Pence presidía la certificación de los resultados de las votaciones electorales que mostraban que Joe Biden y Kamala Harris ganaron las elecciones.

Dejá tu comentario