China protesta contra el discurso de Biden y pide a EE.UU. que no imponga su ideal de democracia

Mundo

El Gobierno de Xi Jinping también manifestó su rechazo a las maniobras militares del Pentágono en los mares cercanos a Taiwán.

Pekín y Washington - China advirtió ayer a Estados Unidos contra el riesgo de querer imponer sus ideales democráticos a otros países, al tiempo que criticó las sanciones comerciales y las maniobras militares en la zona de influencia de Pekín, horas después del discurso del presidente Joe Biden sobre las prioridades geopolíticas estadounidenses.

Las declaraciones se produjeron tras el primer discurso de Biden ante el Congreso, en el que el líder estadounidense puso un renovado énfasis en la diplomacia y dijo que su país competía con China y otros para ganar el siglo XXI.

Biden aseguró que “los autócratas piensan que las democracias no pueden competir”, al tiempo que señaló que Estados Unidos da la bienvenida a la competencia y no busca el conflicto.

Preguntado por el discurso, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, aseguró que era normal que Estados Unidos y China compitieran en algunas áreas.

“Pero este tipo de competencia debe ser una carrera de atletismo, no un duelo a muerte”, dijo en una conferencia de prensa.

Wang también advirtió que “obligar a otros países a aceptar el propio sistema democrático solo creará divisiones, intensificará la tensión y socavará la estabilidad”.

En su discurso, Biden también dijo que Estados Unidos se enfrentaría a las que considera prácticas comerciales injustas de China, como las subvenciones a las empresas estatales y el robo de la propiedad intelectual.

Pero China arremetió un día después contra Estados Unidos por “violar el principio de mercado de la competencia justa” y “politizar” cuestiones como la economía, el comercio y la tecnología, en referencia a la guerra comercial entre ambos países de los últimos años.

Por su parte, el Ministerio de Defensa chino instó a Washington a controlar sus fuerzas de primera línea que, según Pekín, se han vuelto más activas en el aire y los mares cercanos al gigante asiático este año.

China ha sostenido con frecuencia que la presencia militar estadounidense en el Mar de la China Meridional, el Mar de la China Oriental y el Estrecho de Taiwán es el principal factor desestabilizador en la región. Washington afirma que tiene libertad de navegación en estas áreas, que China considera su patio trasero geoestratégico.

Desde que Biden asumió el cargo en enero, las operaciones navales estadounidenses en los mares alrededor de China han aumentado un 20%, mientras que la actividad de los aviones de reconocimiento ha crecido en un 40% comparado con el año pasado, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Wu Qian, en una conferencia de prensa.

“Instamos a la parte estadounidense a restringir estrictamente sus fuerzas de primera línea, cumplir con las regulaciones de las Reglas de Comportamiento para la Seguridad de los Encuentros Aéreos y Marítimos y las Regulaciones Internacionales para Prevenir Colisiones en el Mar, y evitar que vuelvan a ocurrir incidentes peligrosos similares”, dijo Wu.

Más temprano en el mes, la Marina estadounidense dio el raro paso de publicar una foto en su sitio web principal de un destructor de misiles guiados, el USS Mustin, observando al portaaviones chino Liaoning realizando un ejercicio.

Wu afirmó que el USS Mustin había interferido con el ejercicio chino y amenazó la libertad de navegación de ambos buques y la seguridad de sus tripulaciones. Según indicó, los barcos de la Marina china lanzaron una advertencia al Mustin para que se alejara y Pekín presentó una queja formal a Washington sobre el asunto.

Biden ha mantenido una postura dura con China heredada del gobierno de Donald Trump. Eso incluye un apoyo más visible a Taiwán, lo que enfurece a Pekín, que considera a la isla como parte de su territorio.

Dejá tu comentario