Confesó el austríaco que abusó de su hija

Mundo

El austríaco de 73 años que secuestró y abusó durante 24 años de su hija, con quien tuvo siete hijos, admitió ayer todos los cargos ante la policía de ese país. Josef Fritzl, detenido el sábado, confesó haber llevado a su hija Elisabeth, de 42 años, contra su voluntad a un sótano en la ciudad de Amstetten, cuando tenía 18 años, y haberla violado reiteradas veces. «(Fritzl) ha confesado que encerró a su hija durante 24 años y que él es el padre de sus siete hijos y que los encerró en el sótano», dijo el jefe de la unidad de investigaciones criminales de la provincia de Austria Baja, Franz Polzer. Elisabeth, que accedió a hacer una «declaración general» dando detalles de su experiencia a la policía tras asegurársele que no tendría más contacto con su padre, dijo que el hombre abusó de ella desde los 11 años. La mujer precisó que su padre la encerró en un sótano sin ventanas el 28 de agosto de 1984, que la drogó y que la ató. Allí fue violada reiteradas veces y dio a luz a siete niños. Tres de sus hijos, una joven de 19 años y dos varones de 18 y 5 años estuvieron encerrados desde que nacieron en el sótano y nunca vieron la luz ni recibieron educación, informó la policía.

Fritzl también admitió haber quemado el cadáver de uno de los niños que murió a poco de nacer, dijo Polzer.

Los otros tres niños -dos nenas y un varón- fueron criados por Josef y su esposa, Rosmarie, a quien el hombre le hizo creer que habían sido abandonados en la puerta de su casa.

La confesión de Fritzl ante la policía es «casi completa», dijo el fiscal jefe de St. Poelten, Peter Ficenc, quien precisó que aún faltan los resultados del examen de ADN para determinar si el hombre es padre de todos los niños.

El caso salió a la luz cuando una joven de 19 años -la mayor de los tres hijos encerrados- enfermó gravemente y tuvo que ser hospitalizada. Los médicos solicitaron la presencia de la madre, que se creía que estaba desaparecida, para que aportara más detalles sobre el historial médico. Fue entonces que Fritzl sacó a Elisabeth y a sus otros dos hijos del sótano, diciendo a su mujer que su hija «desaparecida» había decidido volver a casa, dijo la policía.

Dejá tu comentario