Conservadores alemanes eligen a un europeísta como delfín de Merkel en medio de profundas divisiones

Mundo

La alianza CDU-CSU logró un acuerdo tras meses de discordia. El candidato buscará reemplazar a la canciller, en el poder desde hace 16 años.

Berlín - Tras una lucha encarnizada, la derecha alemana eligió ayer al centrista Armin Laschet como candidato a suceder a Angela Merkel en las elecciones de septiembre, pero las divisiones internas sufridas pueden dejar huellas, aunque el vencedor hizo un llamado a la unidad.

En conferencia de prensa, Laschet declaró: “No nos pusimos las cosas fáciles porque definitivamente la de septiembre se trata de una decisión histórica para el futuro de nuestro país”.

El primer ministro del estado más poblado de Alemania, Renania del Norte-Westfalia, hizo un llamado a la unidad. Ahora lo importante para la alianza CDU-CSU es “entrar en la pugna electoral como un solo equipo”, señaló. “La CDU no ganará las elecciones sin la CSU y viceversa”, añadió.

Por su parte, el derrotado Markus Söder indicó: “la suerte está echada, Armin Laschet será el candidato de la Unión Conservadora” integrada por la CDU

de la canciller y la CSU en Baviera. Prometió apoyarlo “sin rencores y con todas sus fuerzas” en las legislativas del 26 de septiembre.

A su vez,en un gesto conciliatorio, Laschet hizo otra promesa en cuanto a que Söder desempeñará “un rol central en el futuro de Alemania”.

Pese a una caída en los sondeos, los conservadores alemanes continúan siendo la principal fuerza política del país y, Laschet, de 60 años, está en buena posición para reemplazar a Merkel, quien abandonará el ejecutivo tras liderarlo por 16 años. La mandataria envió sus “cálidas felicitaciones”, al igual que otros dirigentes políticos.

La víspera, Laschet obtuvo el apoyo de una gran mayoría del comité ejecutivo de la CDU (Unión Demócrata Cristiana) tras una reunión nocturna de más de seis horas.

“Hay un tiempo para las discusiones, y otro para las decisiones Ahora, lo importante es mirar juntos hacia el futuro, no queremos divisiones”, dijo Soder.

El precandidato derrotado había sido apoyado por varios dirigentes conservadores en los últimos días. Además, en las encuestas goza de mayor popularidad entre el electorado conservador.

Söder, de 54 años, ganó popularidad en el país forjándose una imagen de gestor eficaz de crisis durante la pandemia.

Y desde la CSU, persisten las críticas tras la elección en la CDU. “A cinco meses de las elecciones, tomar una decisión contra sus propias bases es algo asombroso”, declaró el ministro de Finanzas del gobierno bávaro, Albert Füracker, al comentar el resultado.

La ajustada victoria de Laschet corre el riesgo de dejar profundas divisiones de cara a la consulta.

“Aunque pase la tormenta, el precio de este enfrentamiento es enorme, para Laschet personalmente y para la Unión Conservadora en su conjunto”, afirmó Der Spiegel. “Todo esto a cinco meses de las elecciones. Es un desastre”, considera Spiegel online.

Los conservadores se han debilitado además por varios escándalos de supuesta corrupción. Laschet tendrá que bregar para reunir a la derecha frente a la amenaza del Partido Verde, muy disciplinado, con una intención de voto entre 20 y 23% (27-28% para los conservadores) en los sondeos.

Dejá tu comentario