Trump vaticina que el coronavirus desaparecerá en abril

Mundo

Para el presidente de EEUU, el calor matará al virus. Pero expertos no están seguros de que así sea. El mandatario chino, Xi Jinping, se dejó ver usando mascarilla y tomándose la temperatura.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este lunes que el coronavirus, que ya dejó más de 900 muertos, desaparecerá en abril, después del invierno boreal, gracias al "calor".

"Como ya dije, para abril o durante el mes de abril, el calor habitualmente mata a este tipo de virus", afirmó Trump, contradiciendo a las propias autoridades sanitarias de su país.

Aaron Rupar on Twitter

Hoy la epidemia de 2019-nCoV continúa ganando terreno y las autoridades sanitarias tienen cuidado en evitar pronosticar el "pico", es decir, el momento en que el número de contagios comenzará a disminuir de una semana a la siguiente.

"No lo sabemos", dijo el viernes el director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, miembro del equipo presidencial de trabajo sobre el virus, al ser consultado acerca de cuándo comenzaría a disminuir la epidemia. "Cualquier tipo de predicción sería inoportuna", agregó.

Trump también elogió la actitud de China ante el brote de coronavirus, el mismo día en que cientos de miles de personas regresaron al trabajo después de unas extensas vacaciones por el Año Nuevo lunar. "Creo que están haciendo un buen trabajo. Tuve una larga conversación con el presidente Xi Jinping. Él tiene mucha confianza", dijo.

Global Times on Twitter

Xi anunció el lunes que el Gobierno evitará realizar despidos masivos en medio de la epidemia y aseguró que se esforzará por cumplir con sus objetivos económicos y sociales del año.

Regreso laboral

Cientos de miles de trabajadores en China regresaron este lunes poco a poco a oficinas y fábricas, mientras el país continúa luchando contra el nuevo coronavirus, que dejó ya al menos 908 muertos en ese país.

Global Times on Twitter

Las autoridades buscan que haya normalidad institucional y alentaron a las empresas a que reanuden su actividad con "medidas de precaución", aunque en grandes ciudades como Beijing la mayoría de los comercios y bancos siguen cerrados y el transporte público prácticamente vacío.

La consigna oficial es volver al trabajo "de manera ordenada", y se encargó de verificarlo en persona el propio presidente chino, quien realizó una inspección sorpresa en Beijing, en su primera aparición pública desde que estalló el brote.

QuickTake by Bloomberg on Twitter

De los diez millones de personas que partieron de Beijing para las vacaciones, ocho millones todavía no habían regresado la semana pasada, informó el periódico Global Times.

"Para volver al trabajo debemos disponer de más máscaras, desinfectantes y termómetros. No podríamos pasar una inspección del Gobierno en esta circunstancias", comentó a ese periódico el dueño de una fábrica automotriz en la provincia oriental de Jiangsu.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario