Corte de EEUU ratificó el derecho a portar armas

Mundo

La Corte Suprema de Estados Unidos confirmó el jueves que el derecho de cada persona a poseer un arma está garantizado por la Constitución y que no puede ser limitado en nombre de la seguridad pública.

Por cinco votos contra cuatro, la mayor instancia judicial del país confirmó la invalidez de una ley de la ciudad de Washington, capital del país, que prohíbe a sus habitantes poseer pistolas.

Es la primera vez en casi 70 años que la Corte Suprema se pronuncia sobre este tema ultra-sensible en Estados Unidos, considerado por una gran parte de la población esencial para la identidad estadounidense.

Esta decisión podría permitir a los defensores de las armas cuestionar las leyes locales que regulan la posesión y licencia de armas, fundamentalmente las instauradas para luchar contra la criminalidad en grandes ciudades como Chicago o Nueva York.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, estimó que la decisión "avanza en la idea de que si actuamos de manera responsable, podemos al mismo tiempo proteger el derecho constitucional de portar armas y proteger nuestros barrios y nuestros hijos" con leyes.

Su rival republicano John McCain aplaudió por su parte una "victoria histórica", y añadió, en referencia a un controvertido comentario de Obama en abril: "Contrariamente a los elitistas que creen que los estadounidenses se aferran a las armas por amargura, la decisión de hoy reconoce que poseer un arma es un derecho fundamental, sagrado, al igual que la libertad de expresión o de reunión".

La cuestión tiene que ver con la Segunda Enmienda de la Constitución, que establece que "siendo necesaria una milicia bien organizada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a tener y llevar armas no será transgredido".

Para la ciudad de Washington, el texto garantiza un derecho colectivo a tener armas en propiedad, en el marco de un servicio de Policía o de guardia.

Pero la Corte estimó que garantiza de hecho el derecho de cada ciudadano a poseer y portar armas, una interpretación defendida sobre todo por los millones de miembros de la influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA).

"Nos parece que no hay ninguna duda, ya sea en el texto o en la historia, que la segunda enmienda garantiza un derecho individual a poseer y portar armas", explicó la Corte en su decisión.

De todas formas, "la opinión de la Corte no debe ser percibida como un cuestionamiento a las prohibiciones antiguas sobre la posesión de armas por personas con antecedentes penales o enfermos mentales, o las leyes que prohíben la portación de armas cerca de instalaciones sensibles como escuelas o edificios administrativos", destacó.

Pero, subrayó, la ley de la ciudad de Washington era inconstitucional en la medida en que prohíbe la portación de una categoría entera de armas "que los estadounidenses eligen masivamente con el objetivo legal de la autodefensa".

La ley de Washington, promulgada en 1976, prohíbe a sus habitantes poseer pistolas y sólo permite tener rifles o escopetas en casa con la condición de que estén descargadas o trabadas.

La mayor instancia judicial del país no había analizado jamás este tema. En el siglo XIX determinó que la enmienda se refería a las leyes federales y dejaba a los estados la libertad de reglamentar el porte de armas y en 1939 validó una ley que exige registrar las armas llevadas de un estado a otro.

Según varios estudios, hay al menos 200 millones de armas de fuego en circulación en Estados Unidos, para 300 millones de habitantes. Y aproximadamente 45% de los hogares estadounidenses posee al menos una.

Dejá tu comentario