De cara a elecciones, Zapatero analiza qué hacer con las protestas

Mundo

El Gobierno español estudiará una medida de la Junta Electoral que prohíbe las concentraciones este fin de semana, cuando se celebran elecciones autonómicas y municipales, y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero sostuvo que actuará "con inteligencia" con los manifestantes que podrían seguir sus protestas contra la clase política, el desempleo y las medidas de austeridad.

Zapatero tuvo que afrontar un inesperado movimiento de protesta formado principalmente por jóvenes, llamado "movimiento 15-M", de "los indignados" o "spanish revolution". La manifestación se aglutinó a través de internet y se prolonga por sexto día en la puerta del Sol de Madrid, después de extenderse a la plaza de Cataluña de Barcelona y a otras ciudades de España.

"Esperaremos a estudiar los acontecimientos mañana, pero se actuará bien, de manera inteligente, se garantizarán todos los derechos y se garantizará una jornada de reflexión", dijo Zapatero en una entrevista en la cadena SER.

La Junta Electoral decidió en la noche del jueves prohibir las concentraciones y reuniones en la jornada de reflexión y en el día de votación de unos comicios en los que se espera que el gobernante Partido Socialista (PSOE) reciba un fuerte castigo, a un año de las elecciones generales, por las medidas de austeridad aplicadas.

España tiene el índice de desempleo más elevado de la Unión Europea, con uno de cada cinco trabajadores en paro. "La impaciencia está ahí, la entiendo, pero estamos en el camino de las reformas, vamos a mejorar", dijo Zapatero.

Las fuerzas de seguridad serían las encargadas de desalojar las concentraciones, que muchos participantes dijeron que van a mantener, aunque había convocada una asamblea al mediodía en la puerta del Sol para tomar una decisión al respecto.

El domingo se celebran elecciones en todos los ayuntamientos del país y en 13 de las 17 comunidades autónomas, así como en Ceuta y Melilla. La Junta Electoral manifestó en su resolución que el derecho de reunión tiene limitaciones en "un proceso electoral limpio, transparente, objetivo y en condiciones de igualdad para todos".

Sus reivindicaciones son tan heterogéneas como sus componentes, y van desde protestar por el dominio de los dos grandes partidos, Partido Popular (PP) y PSOE, a pedir la reforma de la ley electoral y que no pueda haber imputados por casos de corrupción en las listas electorales, además de propuestas económicas como la prohibición de rescates económicos a los bancos o aplicar una tasa a las transacciones internacionales.

El Partido Popular, que se espera que gane las elecciones municipales del domingo, arrebate al PSOE algunos de sus feudos autonómicos más importantes y es el favorito en los sondeos de cara al año que viene, pidió que se cumpla la resolución de la Junta Electoral Central. "Espero que la gente cumpla la ley y no se produzca ninguna manifestación contraria a la ley vigente", dijo su líder, Mariano Rajoy, en Onda Cero.

El aspirante del partido de centroderecha a la presidencia para el 2012 -que aún no tiene rival, puesto que el PSOE no ha elegido al sustituto de Zapatero- afirmó que comparte algunas de las reivindicaciones de los manifestantes, pero que hay otras que no, y no quiso pronunciarse sobre si deben ser o no desalojados.

Dejá tu comentario