29 de abril 2008 - 00:00

Demócratas exigen ya una renuncia: Hillary u Obama

Dentro de un contexto parejo, Hillary Clinton va a la zaga de Barack Obama en las primarias presidenciales demócratas, tanto en votos como en estados y número de delegados. Así, la decisión del liderazgo partidario de que uno de los dos se retire antes de la convención de agosto pareció un dardo dirigido a su postulación.
Dentro de un contexto parejo, Hillary Clinton va a la zaga de Barack Obama en las primarias presidenciales demócratas, tanto en votos como en estados y número de delegados. Así, la decisión del liderazgo partidario de que uno de los dos se retire antes de la convención de agosto pareció un dardo dirigido a su postulación.
Washington (EFE, DPA) - El presidente del Partido Demócrata, Howard Dean, afirmó ayer que Hillary Clinton o Barack Obama tendrán que retirarse de la contienda tras el final del proceso de primarias en junio para unificar así al partido de cara a las presidenciales de noviembre próximo.

Los dos aspirantes demócratas a la Casa Blanca llevan meses enzarzados en una dura batalla, sin que ninguno de ellos haya conseguido los 2.025 delegados necesarios para lograr la candidatura presidencial de su partido.

A esta altura está claro ya que ninguno de los dos conseguirá la cifra mágica, por lo que será necesaria la intermediación de los 800 superdelegados, altos funcionarios del partido y otros funcionarios que tienen poder de voto en la convención del partido en agosto. Obama cuenta con 1.727 delegados y Clinton con 1.592, por lo que las palabras de Dean parecen especialmente dirigidas a la ex primera dama, sobre cuyo posible retiro se viene hablando con insistencia.

Dado el sistema de reparto proporcional es casi seguro que el senador afroamericano mantendrá su estrecha ventaja al final de las primarias. Aun así, la senadora demócrata por Nueva York busca reducir la diferencia al mínimo y argumentar ante los superdelegados que ella es la aspirante con más posibilidades de ganar el enfrentamiento contra el candidato republicano John McCain (ver aparte).

Los superdelegados que todavía no se pronunciaron podrían esperar hasta agosto para emitir su veredicto, pero Dean quiere evitar a toda costa ese escenario, al considerar que disminuiría las posibilidades de que los demócratas ganen el 4 de noviembre.

«No podemos tener una convención dividida. De hacerlo va a resultar muy difícil curar al partido después de eso», afirmó Dean en una entrevista con la cadena de televisión «ABC».

  • Heridas

    «Tenemos nueve primarias, además 500 de los 800 superdelegados ya anunciaron a favor de quién están. Los 300 restantes lo harán para finales de junio y sabremos quién es nuestro candidato y eso es lo que necesitamos hacer», añadió Dean.

    «Eso nos dará dos meses y medio extra para unir al partido, sanar las heridas de una carrera tan reñida y enfrentarnos a McCain», agregó.

    Dean dijo que no necesitará decirle ni a Clinton ni a Obama cuándo es momento de abandonar. «Cualquiera de estos candidatos, si es tiempo de que abandone, lo sabrá y lo hará. No necesitan ningún empujón de mi parte. Uno sabe cuándo entrary cuándo salir. Eso es simplemente parte del trato», señaló el presidente de la agrupación.

  • Ganar

    «Esto no se trata de Hillary Clinton y Barack Obama. Se trata de nuestro país. Se trata de un mejor curso para nuestro país... Debemos avanzar y ganarla Presidencia», declaró. Si el ganador se decide en la convención, el candidato demócrata tendrá apenas dos meses para hacer campaña y convencer a los votantes que durante seis meses le dieron la espalda, mientras que McCain ya recorre el país desde febrero. Los próximos duelos Obama-Clinton son el 6 de mayo, en Indiana y Carolina del Norte.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar