EE.UU.: Morales es peor que Chávez

Mundo

Washington - Estados Unidos está mucho más preocupado por las relaciones que mantiene el candidato a la presidencia boliviana Evo Morales con el sector cocalero que con el presidente venezolano Hugo Chávez, en caso de que gane las elecciones del domingo, explicaron ayer analistas.

«Creo que Estados Unidos ya ha aceptado que Evo Morales va a ganar» en Bolivia, explicó Peter Hakim, presidente del Diálogo Interamericano, con sede en Washington. «Pero no puede aceptar que Morales acabe con los programas de erradicación de los cultivos de coca, por la implicación que tendría en otros países donde Estados Unidos está financiando programas similares», como Perú y sobre todo Colombia, agregó el experto.

• Promesa

Para Mark Falcoff, del instituto conservador American Enterprise (AEI), recordó que Morales, que cuenta con 35% de apoyo en las encuestas, prometió «ser un dolor de cabeza» para Washington, en caso de derrotar al ex presidente Jorge Quiroga, que cuenta con 28-29% de intención de voto.

«El grado de cooperación dependerá por supuesto del rumbo que Morales siga» si llega a la presidencia, agregó el experto, quien pronosticó
tensas relaciones si el líder cocalero cancela los programas de erradicación, que recibieron este año 91 millones de dólares de ayuda de parte de Washington.

«Si Estados Unidos sigue con la misma línea que tenemos ahora (en la lucha contra la droga), Bolivia podría anticipar una relación bastante distante, por no decir complicada con Estados Unidos», aseguró Falcoff, cuyo análisis coincidió con una advertencia lanzada por el Departamento de Estado.

«Esperamos que el futuro gobierno, sea cual sea, respete sus compromisos en la lucha contra la producción y el transporte de drogas ilícitas», declaró el portavoz adjunto,
Adam Ereli, quien subrayó que las relaciones con Estados Unidos dependían del compromiso del gobierno boliviano en la lucha antidroga.

Por su parte, Hakim no dudó en asegurar que « Estados Unidos está preparado para ser bastante duro si el presidente Morales decide acabar con toda la erradicación» de los cultivos de coca, mucho más que por la nacionalización de los recursos naturales o sus relaciones con Chávez. «Los hidrocarburos constituyen una preocupación menor para el gobierno del presidente
George W. Bush, porque tiene sólo impacto en Bolivia», afirmó el experto.

En cambio, «la campaña antidroga tiene impacto en América latina y (el cese de la erradicación) sería un precedente para América latina y otras partes del mundo», aseguró.

En caso de llegar a la presidencia de Bolivia, Morales ya anunció su intención de lanzar una campaña internacional para retirar la hoja de coca de la lista de sustancias prohibidas de la ONU, por lo que ha sido tachado de «narcotraficante» por su adversario Quiroga.

En ese contexto, las relaciones entre Morales y Chávez, que mantiene tensas relaciones con el gobierno de Bush, pasan a segundo plano.

«Venezuela más Bolivia, no es mucho más que Venezuela»,
subrayó Hakim. «Si gana Morales, y luego Ollanta Humala en Perú y Daniel Ortega en Nicaragua, entonces sí habría más preocupación», explicó.

Por su parte, Falcoff negó la existencia de similitudes entre los movimientos de Chávez y Morales.

El movimiento del líder cocalero «no es un movimientohacia el socialismo. Es una suertede nacionalismo pequeño burgués que tiene que ver con la cocaína y la droga», afirmó.

En cambio, «la campaña antidroga tiene impacto en América latina y (el cese de la erradicación) sería un precedente para América latina y otras partes del mundo», aseguró.

En caso de llegar a la presidencia de Bolivia, Morales ya anunció su intención de lanzar una campaña internacional para retirar la hoja de coca de la lista de sustancias prohibidas de la ONU, por lo que ha sido tachado de «narcotraficante» por su adversario Quiroga.

En ese contexto, las relaciones entre Morales y Chávez, que mantiene tensas relaciones con el gobierno de Bush, pasan a segundo plano.

«Venezuela más Bolivia, no es mucho más que Venezuela»,
subrayó Hakim. «Si gana Morales, y luego Ollanta Humala en Perú y Daniel Ortega en Nicaragua, entonces sí habría más preocupación», explicó.

Por su parte, Falcoff negó la existencia de similitudes entre los movimientos de Chávez y Morales.

El movimiento del líder cocalero «no es un movimiento hacia el socialismo. Es una suerte de nacionalismo pequeño burgués que tiene que ver con la cocaína y la droga», afirmó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario