EE.UU. se acerca a Irán y le pide que medie en Irak

Mundo

Teherán (EFE, AFP, ANSA, DPA) - En un hecho que marca un importante acercamiento entre Estados Unidos e Irán (países que no tienen relaciones diplomáticas), la República Islámica intervino ayer a petición de la Casa Blanca al enviar a Bagdad una delegación para mediar ante el clérigo radical chiita Muqtada al Sadr.

La implicación del régimen teocrático de Teherán, bastión del chiismo, en la crisis iraquí a petición de Washington supone un punto de inflexión en las tensas relaciones entre Irán y Estados Unidos, suspendidas en el plano diplomático desde 1979.

Tras los atentados del 11 de setiembre de 2001, el presidente norteamericano, George W. Bush, había llegado a incluir a Irán en un «eje del mal» que promovía el terrorismo internacional, junto al Irak de Saddam Hussein y a Corea del Norte.

• Confirmación

El canciller iraní, Kamal Kharrazi, confirmó ayer por la mañana que Washington había pedido oficialmente la intervención de Irán para acabar con la insurrección chiita que azota Irak y que se ha cobrado en los últimos diez días la vida de decenas de soldados norteamericanos y de cientos de iraquíes.

Horas después, una delegación oficial iraní aterrizaba en Bagdad, donde desarrolla una serie de reuniones con los líderes religiosos, miembros del Consejo de Gobierno y autoridades políticas iraquíes. El objetivo de los enviados iraníes, a cuya cabeza se encuentra el director general del Ministerio de Relaciones Exteriores para Asuntos del Golfo Pérsico,
Hussein Sadeqi, sería terminar con la insurrección de los seguidores del clérigo rebelde chiita, al que EE.UU. quiere atrapar «vivo o muerto».

Los emisarios de Irán, país de confesión chiita que mantiene estrechas relaciones con la mayoritaria comunidad iraquí de esa rama del Islam, viajarán en los próximos días a la ciudad meridional iraquí de Nayaf, donde está oculto el agitador Al Sadr. Un portavoz de éste anunció ayer que el religioso ha renunciado a algunas de sus exigencias y se ha puesto a las órdenes de la máxima autoridad religiosa chiita, sin especificar si su decisión está relacionada con la mediación del régimen teocrático de Teherán (ver aparte).

Desde Teherán, el guía supremo iraní, ayatolá
Ali Khamenei, acusó a Estados Unidos de cometer «crímenes brutales» en Irak y exhortó a las comunidades chiita y sunnita a mantenerse unidas contra la ocupación.

El canciller iraní insistió, en tanto, en que EE.UU. no conseguirá resolver la crisis que sacude a Irak sin la ayuda de los países vecinos y consideró que el uso de la fuerza por parte de las tropas norteamericanas «ha sido un error».

«Depender sólo de la fuerza es un grave error y puede traer consecuencias muy negativas. EE.UU. debe actuar con sensatez. No conoce la naturaleza de los iraquíes», dijo el jefe de la diplomacia iraní.

• Interrupción

Jarrazi indicó que su gobierno y responsables norteamericanos mantuvieron una serie de conversaciones sobre Irak, pero que «ahora se han interrumpido, porque tuvimos la sensación de que no íbamos a llegar a nada». El funcionario iraní no facilitó más detalles al respecto, ni precisó cuándo se iniciaron esas reuniones ni en qué fecha se suspendieron.

«Los norteamericanos hacen promesas pero luego no las cumplen, y en la actualidad están tomando la vía errónea», manifestó.

Jarrazi aseguró que «Irán hará un esfuerzo total para ayudar a resolver la crisis en Irak lo más pronto posible y permitir que el poder en el país vuelva a los iraquíes». Asimismo, insistió en que la solución a la crisis es «que los ocupantes abandonen Irak».

Dejá tu comentario