El ciberataque redujo su impacto, pero aún se mantiene el alerta

Mundo

Tras el ciberataque global del viernes, los casos de propagación del virus se redujeron ampliamente este lunes, aunque los expertos británicos advirtieron que aún es posible que se registren nuevos casos del ataque informático.

"Tal como están las cosas actualmente, no hay indicaciones de una nueva ola de casos aquí en Reino Unido, pero eso no quiere decir que la vaya a haber", dijo Lynne Owens, jefa de la británica Agencia Nacional del Crimen (NCA).

"Estamos rastreando una enorme cantidad de datos asociados con el ataque e identificando patrones", señaló Owens.

Según un portavoz de la Policía europea, Europol, este lunes no se produjeron en Europa más casos de propagación del virus.

"Eso es un éxito", añadió el vocero a dpa. Al parecer, las advertencias de los expertos y de los investigadores funcionaron y los usuarios protegieron sus computadoras. A causa de ello, el virus del tipo "ransomware" ya no pudo seguir extendiéndose.

En el ataque con el programa "Wanna Cry" ("Quiero llorar", en inglés) se vieron afectadas 200.000 computadoras en al menos 150 países. El organismo había alertado de que hoy, con la vuelta al trabajo en las empresas, podía tener lugar una nueva oleada de ataques.

"Afortunadamente eso no sucedió", dijo el portavoz, que añadió que aún se desconoce quién está detrás del hecho, y apuntó que se está investigando.

El virus encriptaba los archivos de las computadoras para bloquearlos y exigía un rescate en la moneda virtual bitcoin para liberarlos. Solo pocas personas pagaron, según Europol, porque además no hay garantía de recuperar los datos aunque se entregue el dinero.

En Washington, un portavoz de la Casa Blanca aseguró que se pagaron menos de 70.000 dólares de rescate. Tom Bossart, asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, dijo que se identificaron tres variantes de "ransomware".

Según explicó, ningún ordenador del Gobierno estadounidense resultó afectado por el virus informático.

Mientras tanto, el Servicio Nacional de Salud (NHS) británico, que se vio gravemente afectado el viernes, también informó que la mayoría de sus organizaciones afectadas ya están trabajando con normalidad.

"No tenemos conocimiento de que haya nuevas oleadas planeadas y los servicios de inteligencia no nos han alertado al respecto", señaló el NHS en un comunicado.

La BBC citó a analistas según los cuales las organizaciones y empresas en Reino Unido pagaron unos 38.000 dólares a los ciberdelincuentes para que desencriptaran los archivos capturados.

El virus utilizado en el ataque utilizó una herramienta informática robada a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense. Además, aprovechó un agujero de seguridad del sistema Windows de Microsoft. La empresa publicó ya en marzo un parche para cerrar su brecha de seguridad, pero el virus consiguió llegar a todas las computadoras no actualizadas.

Rusia, Ucrania, Taiwan, Reino Unido y España fueron algunos de los países más afectados por los ataques del viernes.

En China, el ciberataque afectó durante el fin de semana a unas 30.000 organizaciones y empresas, informaron hoy los medios estatales.

Más de 20.000 gasolineras del gigante petrolero chino CNPC se quedaron sin conexión a Internet, por lo que los clientes solo podían pagar en efectivo.

Las autoridades llamaron hoy a los ciudadanos a aumentar la protección de sus computadoras, descargándose software de seguridad o actualizando los programas con los que ya cuenten, según un comunicado de la oficina de ciberseguridad de Pekín.

A su vez, en Japón la empresa tecnológica Hitachi informó este lunes que como consecuencia del ciberataque había problemas con el envío y recepción de emails y la apertura de archivos adjuntos. Aún se investiga cuántas computadoras se vieron afectadas pero parte de los sistemas paralizados ya han sido recuperados.

Indonesia llamó a sus autoridades y empresas a tomar medidas de protección. "En vista de este ataque mundial hay que actuar rápido", dijo el ministro de Comunicaciones y Tecnología de la Información en Yakarta. En la capital se vieron afectados dos hospitales.

Por su parte, Tailandia informó que el ataque no tuvo grandes consecuencias en el país pero que en la capital, Bangkok, no funcionaban varios carteles digitales, que en vez de la publicidad programada mostraban otras cosas.

Dejá tu comentario