El Vaticano le contestó a Merkel: "Está claro que el Papa no avala la negación del Holocausto"

Mundo

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, respondió a la canciller alemana, Angela Merkel, que instó al Papa a "dejar claro" que el Vaticano no tolera la negación del Holocausto, afirmando que las palabras de condena de Benedicto XVI "son clarísimas".

"La condena de las declaraciones negacionistas del Holocausto (por parte del Papa) no han podido ser más claras y resulta evidente que la mismas también se referían a la posición de monseñor Williamson (el obispo lefebvriano rehabilitado que niega la existencia de las cámaras de gas) y a todas las posiciones análogas", señala Lombardi en un comunicado
Merkel se unió a las presiones de los obispos y de la comunidad judía de su país sobre Benedicto XVI y dijo que por parte del Papa "tiene que quedar definitivamente claro que no se permite el negacionismo".

Tras una jornada en la que se levantaron voces desde el interior de la Iglesia y de la comunidad internacional contra la revocación de la excomunión al obispo tradicionalista Richard Williamson, que ha negado el Holocausto, Lombardi hizo público un comunicado para puntualizar "las nuevas peticiones de aclaraciones sobre la posición del Papa y de la Iglesia sobre el tema de la Shoah".

"El pensamiento del Papa sobre el tema del Holocausto ha sido expresado con mucha claridad en la Sinagoga de Colonia el 19 de agosto de 2005, en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, el 28 de mayo de 2006, en la audiencia pública del 31 de mayo en el Vaticano y en la audiencia del 28 de enero pasado, con palabras inequívocas", dijo Lombardi.

El portavoz destacó lo siguiente: "Mientras renuevo con afecto mi plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos judíos, auspicio que la memoria de la Shoah induzca a la humanidad a reflexionar sobre la imprevisible potencia del mal cuando conquista el corazón del hombre".

"La Shoah debe ser para todos una advertencia contra el olvido, contra la negación y contra el reduccionismo", agregó el Papa.

Lombardi manifestó que la condena del Pontífice a las declaraciones negacionistas del Holocausto "no pueden ser más claras" y agregó que "resulta evidente" que con la misma se refería también "a Richard Williamson -uno de los cuatro obispos tradicionalistas a los que el Papa ha retirado la excomunión y ha negado la Shoah- y a todas las posiciones análogas".

Con esta última frase, Lombardi se refería a las manifestaciones del sacerdotes "lefebvriano" Floriano Abrahamowicz, que relanzó las tesis revisionistas de Williamson.

Lombardi subrayó que el mismo día en que el Papa condenó el negacionismo del Holocausto (el 28 de enero pasado) también explicó "claramente" el objetivo de la revocación de las excomuniones, "que no tiene nada que ver con una legitimación de las posiciones negacionistas del Holocausto, claramente condenadas por el Pontífice", reiteró.

Benedicto XVI dijo ese día que les había levantado la excomunión como un "gesto de paterna misericordia".

Además de Merkel, el cardenal de Maguncia y ex presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Karl Lehmann, también pidió una disculpa "desde el más alto nivel" por la rehabilitación de los lefebvrianos.

La rehabilitación ha causado preocupación desde el interior de la Iglesia y algunos obispos, especialmente alemanes, franceses y suizos, temen que la decisión de Benedicto XVI suponga un paso atrás en el camino de la Iglesia trazado por el Concilio Vaticano II.

Las críticas han venido incluso desde dentro de la Curia Romana. El cardenal Walter Kasper, encargado de las relaciones con los Judíos, ha afirmado que el Vaticano ha gestionado mal el levantamiento de la excomunión a los cuatro obispos y que no ha tenido en cuenta "donde podían surgir problemas".

Dejá tu comentario