¿En qué quedamos? Piñera pide otra vez represión máxima

Mundo

Santiago - El presidente de Chile, Sebastián Piñera, pidió ayer a las fuerzas de seguridad que actúen sin “tibieza” porque se enfrentan a un “enemigo poderoso”, en alusión a los violentos saqueos e incendios que volvieron a registrarse en los últimos días en varias ciudades del país.

Durante la ceremonia de graduación de 260 inspectores de Policía, el mandatario dijo: “Aquí no hay que dar espacio ni a la tibieza ni la ambigüedad ni mucho menos a la debilidad. Estamos enfrentando a un enemigo poderoso e implacable”.

Piñera enfatizó que este “enemigo no respeta a nada ni a nadie”, adjudicándole una veintena de muertos durante disturbios y daños a “infraestructuras básicas”. Es “un enemigo que actúa con una planificación profesional y con una maldad sin límites”, insistió.

Consideró, además, que la sociedad chilena “necesita más que nunca los servicios de las fuerzas del orden y seguridad, la Policía y Carabineros”.

Se trató de una nueva demostración de apoyo a las fuerzas de seguridad -luego de enviar un proyecto de ley al Congreso para que los militares custodien infraestructuras críticas sin decretar el estado de excepción- y un giro en el tono respecto a sus declaraciones luego del informe de la ONG Human Right Watch que confirmó la violación a los derechos humanos cometidas por Carabineros durante la represión de las manifestaciones.

Al conocerse ese informe, que se sumó al de otras ONG, Piñera se había mostrado preocupado. Inlcuso previamente había pedido disculpas por el uso excesivo de la fuerza.

Ayer, los ataques contra comercios se repitieron en varios puntos de Santiago y otras ciudades, donde grupos de personas -en su mayoría con antecedentes penales, según fuentes judiciales-, irrumpieron en locales y supermercados. Entre ellos, la cadena minorista estadounidense Walmart ya suma 34 locales quemados y 18 completamente destruidos.

La estación intermodal de la comuna de La Cisterna, un importante punto de conexión de transporte del sur de Santiago, fue atacada por segunda vez durante las primeras horas de ayer por grupos de personas que, por la fuerza, abrieron las cortinas de locales comerciales, saquearon y destruyeron todo a su paso.

El miércoles, decenas de encapuchados ingresaron al shopping Parque Arauco, uno de los más grandes y populares de la capital chilena, donde enfrentaron a los guardias de seguridad.

En tanto, representantes del gobierno y de la llamada Mesa de Unidad Social, que reúne a organizaciones como el Colegio de Profesores, la Central Unitaria de Trabajadores o la organización No+AFP, se encontraron con la intención de poner fin a las manifestaciones en las que perdieron la vida 23 personas.

Las partes tuvieron un primer acercamiento que, sin embargo, no implicó concesiones.

Dejá tu comentario