España: comienza hoy megajuicio por los atentados del 11-M

Mundo

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid que dejaron 191 muertos y 1.824 heridos, reivindicados en nombre de Al-Qaeda, llegarán hoy a los tribunales con un megajuicio contra 29 acusados, mientras se refuerza la seguridad y persiste la crispación política. Quince marroquíes, nueve españoles, dos sirios, un egipcio, un argelino y un libanés se sentarán en el banquillo de los acusados ante un tribunal presidido por el juez Javier Gómez Bermúdez, que sesionará hasta julio. La sentencia se conocerá en octubre.

La audiencia inaugural debería comenzar a las 10 hora local en un edificio anexo de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española, ubicado en el parque Casa de Campo, en el oeste de la capital, en medio de un importante despliegue policial que movilizará a unos 300 agentes.

El Ministerio del Interior activó además el martes el nivel intermedio de alerta antiterrorista para «garantizar plenamente la seguridad de los ciudadanos ante el inicio del juicio sobre el 11-M y el tercer aniversario de los atentados».

Diez bombas cargadas con explosivo Goma 2 Eco y tornillos estallaron el jueves 11 de marzo de 2004 entre las 7.37 y 7.40 de la mañana en cuatro trenes suburbanos repletos de obreros y estudiantes que iban a la estación madrileña de Atocha.

  • Condenas

    De los 29 acusados, siete podrían ser condenados en total a penas superiores a los 270.000 años de cárcel, aunque en España la pena máxima efectiva de prisión es de 40 años por delitos terroristas. Sólo tres de los 13 procesados que presuntamente colocaron las bombas en los trenes estarán presentes en la sala: los marroquíes Jamal Zugam y Abdelmajid Bouchar y el sirio Basel Ghaylun.

    Tres están prófugos de la Justicia y siete se inmolaron el 3 de abril de 2004 en un departamento en Leganés, periferia sur de Madrid, cuando estaban cercados por la policía, incluyendo a uno de los presuntos «cerebros», «El tunecino» Serhane ben Abdelmajid Fakhet.

    El primero en ser citado a declarar, Rabei Usman Sayed Ahmed, alias «Mohamed el egipcio», se vanaglorió de los atentados durante conversaciones interceptadas por los servicios secretos italianos.

    También serán interrogados los otros «cerebros»: el marroquí Yussef Belhadj, que apareció en un video reivindicando los atentados en nombre de Al-Qaeda, y el marroquí Hassan al-Haski, un presunto dirigente del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), «filial» de la red terrorista. Según la Fiscalía, el motivo de la tragedia, la peor en Europa desde el atentado de Lockerbie (270 muertos, 1987) fue la «intervención de España en Irak», a donde el gobierno de José María Aznar (1996-2004), firme aliado del presidente estadounidense George W. Bush, envió más de un millar de soldados. El «detonante final» para la ejecución del sangriento atentado fue una intervención de Osama bin Laden en octubre de 2003.

    Más de 600 testigos y un centenar de peritos pasarán por el estrado de este megajuicio al que asistirán varios cientos de familiares y víctimas e integrantes de tres entidades querellantes.

    El inminente comienzo de este proceso judicial por unos ataques que enlutaron a España no silenció, sin embargo, la crispación política casi permanenteentre derecha e izquierda.«Empieza el juicio y (Angel) Acebes no pidió perdón a los españoles por lo dicho entre el 11 y el 14 de marzo», sostuvo el número dos del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Blanco, en alusión al ministro del Interior del Partido Popular (PP) en el momento de los atentados.

    En las 72 horas posteriores a la tragedia y previas a las elecciones legislativas del 14 de marzo, el gobierno de Aznar (1996-2004) insistió en que la pista prioritaria sobre la autoría de los ataques era ETA y no el terrorismo islamista.

    Casi tres años después del 11-M, 53% de los españoles creen que en el juicio quedará clara la autoría islamista, según un sondeo del Instituto Opina, mientras que 60% «tiene miedo a un atentado similar».
  • Dejá tu comentario