España: multitudinaria marcha contra ETA

Mundo

Miles de personas se manifestaron hoy en Madrid en contra de una negociación con la banda terrorista ETA, convocadas por la organización pacifista vasca "Foro de Ermua" y con el respaldo de la dirección del conservador Partido Popular (PP).

La marcha discurrió pacíficamente por las calles del centro de la capital de España y comenzó con la suelta de miles de globos rojos y amarillos, los colores de la bandera española.

Se cerró con la lectura de un manifiesto en el que se exigió el "rechazo explícito y contundente de toda negociación" y el "abandono de cualquier horizonte de final dialogado de ETA".

El Gobierno regional de Madrid, cuya presidenta, Esperanza Aguirre, estuvo entre los asistentes a la marcha, cifró la participación en un millón y medio de personas.

El lema de la manifestación fue "Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación" y los participantes ondearon multitud de banderas de España y carteles en los que se podía leer: "A ETA se la vence, no se la convence" o "Negociar es claudicar".

Muchos de los gritos fueron dirigidos contra el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, por su intento de entablar una vía de diálogo con ETA después de que la organización declarara un alto el fuego permanente en marzo pasado.

El alto el fuego de ETA, grupo que ha asesinado a más de 850 personas desde 1968 en su búsqueda de un Estado vasco independiente, se rompió con un atentado el 30 de diciembre en el aeropuerto de Madrid, que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos.

El Foro de Ermua nació en febrero de 1998 en el País Vasco tras el asesinato en julio de 1997 del concejal del PP Miguel Angel Blanco, de 28 años, al que terroristas de ETA retuvieron secuestrado durante dos días antes de pegarle varios tiros en la cabeza.

De las multitudinarias manifestaciones en toda España para pedir la puesta en libertad de Blanco nació el llamado "espíritu de Ermua" por la localidad vasca de la que era concejal el asesinado.

El presidente del Foro, Mikel Buesa, consideró un éxito la manifestación y subrayó que tiene que ver con "el deseo de la mayoría inmensa de la sociedad española para derrotar a ETA".

Entre los manifestantes, el presidente del PP, Mariano Rajoy, contrario a los intentos del Gobierno de dialogar, afirmó que su partido estará "detrás" del Ejecutivo en materia antiterrorista si "cambia su política" y rechaza la negociación con ETA.

Rajoy hizo hincapié en que negociar con los terroristas supondría "un error" que llevaría a la derrota de los ciudadanos, "que son los que con su voto deciden que se hace en España".

"España es una gran nación, con más de 500 años de historia, la octava potencia económica del mundo y por ello no puede negociar con una banda de personas que intentan privar a las personas de su vida", manifestó el líder conservador.

Rajoy acudió a la manifestación junto a otros dirigentes de su partido, entre ellos el ex presidente del Gobierno José María Aznar, quien declaró que "estamos aquí todos los que queremos derrotar al terrorismo, los que no queremos negociar, ni rendiciones, ni diálogo, ni trampas debajo de la mesa".

María del Mar Blanco, hermana de Miguel Angel Blanco, destacó que "el 'espíritu de Ermua' no sólo significaba la unidad política contra el terror, sino que permitió ganar la calle a los demócratas y derrotar a los terroristas".

No asistió ningún miembro del Gobierno, que sí apoyó la marcha que se celebró el pasado 13 de enero, convocada por los principales sindicatos y las asociaciones de ecuatorianos en España, "en solidaridad con las víctimas, contra ETA y a favor de la libertad".

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que el Ejecutivo está con todos los que acuden "de buena fe" a manifestarse para "luchar contra el enemigo común que todos tenemos, que es el terrorismo, nunca el Gobierno".

Preguntada si el Ejecutivo apoyaría la marcha del Foro de Ermua, consideró que el problema surge "cuando algunos aprovechan la ocasión para manifestarse no contra ETA sino contra el Gobierno".

Dejá tu comentario