España analiza una renta universal por el coronavirus

Mundo

El gobierno de izquierda trabaja en un salario mínimo vital de 440 euros para quienes se quedaron sin ingresos por la pandemia de coronavirus. Nuevo ascenso de muertos diarios.

El gobierno del socialista Pedro Sánchez en España quiere acelerar la creación de una renta básica universal para apoyar a las personas que se quedaron sin recursos a causa de la pandemia de coronavirus.

Varios ministros hicieron declaraciones en ese sentido en los últimos días, en un país que cuenta con el segundo número de muertos más alto del mundo (cerca de 14.000) y que en marzo registró unos 300.000 desempleados adicionales, un aumento histórico.

"Estamos en discusión entre varios ministerios, elaborando la propuesta", declaró este martes el ministro de Consumo, Alberto Garzón, a la radio pública.

Según él, en el gobierno hay "un consenso muy amplio (sobre la medida), pero por supuesto hay varias opiniones, como en cualquier colectivo social".

"Vamos a hacerlo lo antes posible", prometió el domingo en el canal de televisión LaSexta la ministra de Economía, Nadia Calviño.

El programa del gobierno de coalición formado por los socialistas y la izquierda radical de Podemos ya mencionaba la creación en España de una renta básica universal vital en tanto que prestación de la Seguridad Social.

El objetivo ahora es hacer de él un instrumento "útil" en esta situación "transitoria" del coronavirus, y luego que "se quede ya para siempre, que sea un elemento estructural, un elemento permanente", precisó Calviño.

La renta básica universal "ya era una necesidad antes de la crisis, ya había 10 millones de ciudadanos en situación de riesgo de pobreza y un 30% de pobreza infantil en España", abundó el lunes noche en la televisión pública Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales y líder de Podemos.

Ninguno de los ministros habló de montos, pero según el diario El País, rondaría los 440 euros mensuales.

España, donde la población se encuentra bajo estricto confinamiento desde el 14 de marzo y lo seguirá al menos hasta el 25 de abril, detuvo durante dos semanas todas las actividades no esenciales, una "hibernación" de la economía que terminará este domingo de Pascua.

Respecto al avance del coronavirus, España sufrió el martes un repunte de muertes luego de cuatro días de descenso, al registrar 743 fallecidos, aunque en contrapartida las autoridades reportaron una menor presión sobre hospitales y unidades de cuidados intensivos.

España elevó su cifra total de muertos a 13.798, según el balance del Ministerio de Sanidad. En cuanto al número de casos notificados, la cifra diaria también observó un leve repunte, ubicándose el acumulado en 140.510.

El "ligerísimo aumento en relación al día de ayer (lunes), consideramos que se debe al ajuste de datos respecto al fin de semana", cuando la notificación de casos suele ser más lenta, explicó en rueda de prensa María José Sierra, del centro de emergencias sanitarias.

"Realmente, la tendencia descendente es lo que venimos observando en lo notificado los últimos días", señaló Sierra, en momentos en que las autoridades sanitarias de España estiman haber estabilizado la propagación del virus.

Dejá tu comentario