Quién es Pascale Ferrier, la mujer que quiso asesinar a Trump

Mundo

La canadiense, que envió un sobre con ricina al presidente de Estados Unidos, hizo varias publicaciones contra el republicano en Twitter y Facebook.

La mujer canadiense acusada de enviar una carta que contenía ricina, una de las toxinas más potentes conocidas, al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue identificada como Pascale Ferrier, de Quebec, informaron este martes las autoridades locales.

Pascale Ferrier, de 53 años, fue detenida el domingo por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en el cruce fronterizo de Peace Bridge, cerca de Buffalo, Nueva York, donde se espera que comparezca ante un tribunal federal para enfrentar los cargos.

Se suponía que debía comparecer ante el tribunal el lunes, pero su declaración se retrasó hasta este martes por la tarde, según un vocero de la Oficina del Fiscal de Estados Unidos, citado por la cadena CBC.

De acuerdo a New York Post, una cuenta que pertenecería a Pascale Ferrier en Twitter respondió, a inicios de septiembre, un tuit luego eliminado en el que se proponía asesinar al mandatario esatdounidense.

"Acabo de leer este tuit. Estoy de acuerdo ... Nadie hizo nada ... ¡Es hora de cambiar! #killtrump", publicó.

El mismo perfil, también escribió: "Tengo un nuevo nombre para Trump: 'el payaso tirano feo'".

En la biografía, Pascale Ferrier se describe a sí misma como una "nómada tecno-creativa".

La mujer canadiense estuvo viviendo en Estados Unidos el año pasado y fue arrestada en Mission, Texas, en marzo de 2019 por usar una licencia de conducir falsa, según sus registros judiciales.

Se declaró inocente y pasó 20 días en la cárcel antes de que finalmente se desestimara el cargo porque era su primera ofensa.

El New York Post citó también una página de negocios de Facebook llamada La Techno-Creative Nomade, administrada por el mismo perfil de Pascale Ferrier, que publicó una queja porque los artículos que se vendían en Texas se fabricaban en lugares como China y México.

“Si estoy en Estados Unidos, quiero comprar 'made in USA'”, se podía leer, de acuerdo al medio estadounidense.

La carta contaminada con ricina dirigida a Trump fue detectada en una instalación del gobierno que filtra el correo dirigido a la Casa Blanca. Se sospecha que la mujer envió otras cartas llenas de esa misma sustancia a la policía en Texas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario