Grave enfrentamiento pone a palestinos al borde de guerra civil

Mundo

Gaza (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El movimiento terrorista Hamas acusó anoche a la guardia del presidente palestino, Mahmud Abbas (Abu Mazen), de haber intentado asesinar al primer ministro Ismail Haniyeh, al abrir fuego contra su convoy cuando salía del paso fronterizo de Rafah, en un episodio que pone a la Autoridad Palestina al borde de la guerra civil.

Los disparos fueron «un intento planificado de la Fuerza 17 (la guardia presidencial, perteneciente a Al-Fatah) de asesinar al hermano Ismail Haniyeh. Exigimos a Mahmud Abbas que ordene encontrar al autor de los disparos», declaró el portavoz de Hamas, Fawzi Barhum.

Un guardaespaldas de Haniyeh murió, mientras que uno de sus hijos y un consejero político, Ahmed Yussef, resultaron heridos.

Horas antes el premier había sido retenido en el paso fronterizo de Rafah por autoridades israelíes luego de que intentara ingresar más de 35 millones de dólares donados durante su gira por varios países musulmanes, entre ellos Irán, Sudán y Qatar. «No vamos a impedir que Haniyeh entre en Gaza, sino que entre el dinero, que servirá para financiar actividades terroristas», declaró un funcionario israelí que requirió el anonimato.

Inmediatamente después de las órdenes del primer ministro hebreo Ehud Olmert, se originaron fuertes enfrentamientos entre la guardia presidencial palestina (Al-Fatah) y los simpatizantes de Hamas que duraron tres horas.

Los asaltantes de Hamas, en su mayoría jóvenes, rompieron vidrios, arrancaron asientos y destrozaron el mobiliario de las salas del paso que une Gaza con Egipto, antes de evacuarlo al anochecer. Algunos activistas dispararon ráfagas al aire y hacia el edificio, y al menos 13 personas resultaron heridas por los disparos, según fuentes médicas.

Una mediación del ministro responsable para los Servicios de Información de Egipto, Omar Suleiman, permitió superar la disputa. El acuerdo para el que intervino ese país, según informó la radio estatal israelí, estableció que los 35 millones de dólares serán depositados hoy en la cuenta de la Liga Arabe en El Cairo con la garantía egipcia de que no llegarán a las cajas del gobierno palestino.

  • Ayuda condicionada

    El grupo islamista Hamas ganó las elecciones en enero y por ello accedió al gobierno, pero Estados Unidos y la Unión Europea la consideran una organización terrorista y a principios de 2006 condicionaron su ayuda financiera a cambio de que reconozca a Israel y deje de abogar por su destrucción, algo que los principios fundacionales del movimiento islámico no contemplan. La situación en la Autoridad Palestina es hoy de total ahogo financiero, algo que, según Haniyeh, aliviarían los citados u$s 35 millones.

    Debido al compromiso egipcio sobre los fondos, Jerusalén autorizó la reapertura del paso fronterizo, y Haniyeh partió en su automóvil junto a varios guardaespaldas y su hijo. «No sabemos quién nos disparó», respondió el premier a periodistas que lo interrogaron sobre el ataque posterior.

    Estos enfrentamientos se sumaron a una escalada de violencia que en las últimas semanas ha enfrentado a las facciones que se encontraban desarrollando conversaciones para formar un gobierno de unidad. Las medidas de venganza aumentaron la amenaza de una violencia más extendida e incluso una guerra civil entre las bien armadas Hamas y Al-Fatah.

    Ayer por la mañana, miembros de Al-Fatah habían arrestado a un militante de Hamas vinculado con el asesinato de tres hermanos pequeños -hijos de un funcionario de inteligencia de Abbas- lo que provocó que el grupo islamista secuestre como represalia a un oficial de seguridad.

    El miércoles, en una aparente represalia por las muertes de los niños, un juez de Hamas que también era miembro del ala armada del grupo, murió víctima de disparos en la ciudad de Khan Younis, al sur de Gaza.

    Desde que Hamas formó gobierno en marzo al derrotar ampliamente a Al-Fatah en las elecciones, ha habido una lucha de poder continua entre los dos grupos, a pesar de los intentos de Abbas y de altos funcionarios de Hamas, por formar un gobierno de unidad.

    En una señal de cuán delicadas se volvieron las relaciones entre los dos grupos, no sólo en Gaza sino en Cisjordania, donde Al-Fatah es dominante, Hamas canceló una concentración allí para marcar el aniversario de su fundación.

    Antes de que la manifestación pudiera comenzar, activistas de Al-Fatah habían bloqueado el área con sillas plásticas. Efectivos de seguridad leales a Abbas también estaban en las calles del centro de Ramallah en grandes cantidades, en una aparente demostración de fuerza contra Hamas. Más de 40 personas murieron en Gaza en choques en los últimos meses.
  • Dejá tu comentario