Guatemala: asesinan a tres diputados salvadoreños

Mundo

Tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano (Parlecen) así como el chofer del vehículo en el que viajaban de El Salvador a la ciudad de Guatemala fueron hallados muertos, con impactos de balas, a 40 km de la capital guatemalteca, informaron cuerpos de socorro y oficiales.

"Supimos de su ingreso al país desde el mediodía de ayer. Sin embargo después ya no supimos nada de ellos. Está confirmado que son tres diputados del Parlacen y un piloto (conductor)", aseguró el ministro del Interior de Guatemala, Carlos Vielmann.

Se trata de los diputados Eduardo José d'Aubuisson Mungia, José Ramón González y William Pichinue, del partido de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) que gobierna actualmente en El Salvador. El nombre del conductor del vehículo no ha sido facilitado.

La camioneta tipo agrícola en que viajaban se encontraba completamente calcinada y dos de los cuerpos estaban en el interior y los otros fuera del mismo, según testimonios de los cuerpos del socorro.

Las cuatro personas presentaban disparos de bala, lo que hace suponer a las autoridades que fueron interceptados en la carretera antes de ser asesinados y su vehículo explosionado.

"Desde que se conoció de la desaparición se inició la búsqueda y se realizan las investigaciones. Estamos tratando de esclarecer qué fue lo que sucedió", afirmó Vielmann.

El vehículo en el que viajaban los diputados apareció en una carretera de tierra adyacente a la carretera nacional que une San Salvador con la capital guatemalteca, unos 40 km al este de la ciudad.

Según el ministro del Interior de Guatemala, hasta el momento no hay una hipótesis sobre el asesinato, pero las autoridades guatemaltecas enviaron varios equipos de investigación al lugar donde fueron hallados el vehículo con los parlamentarios calcinados.

D'Aubuisson es hijo del ex mayor del ejército salvadoreño Roberto D'Aubuisson, fundador de Arena, que es acusado del asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, el 24 de marzo de 1980, de un disparo cuando oficiaba misa.

En los últimos días, el fallecido militar -murió de cáncer en 1992- volvió a las primeras páginas de los diarios envuelto en la polémica tras la propuesta de diputados salvadoreños de que el Congreso lo declare "hijo meritísimo" de El Salvador.

La Comisión de la Verdad, creada por la ONU para aclarar las atrocidades de la guerra civil (1980-1992), identificó a D'Aubuisson como uno de los líderes de los escuadrones de la muerte en la década de 1980, además de acusarlo de ser el asesino intelectual de monseñor Romero.

El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, afirmó que el asesinato de los tres diputados fue perpetrado en forma "premeditada y con saña".

Sin embargo, dijo que no puede afirmar de momento que se trata de un crimen político, ya que "sería irresponsable y debemos esperar las investigaciones"

El mandatario explicó que los diputados viajaron a Guatemala "escoltados por la policía" y cuando ya estaban en la capital de ese país "gente perversa les intercepta, les lleva a un sitio totalmente solo en la carretera que de Guatemala conduce a El Salvador". 

"No solamente les provocan la muerte, sino que se ve el odio humano, la saña, de como fallecieron nuestros hermanos", apuntó Saca.

"No existe la palabra venganza, existe la palabra justicia", aseveró el gobernante, quien llamó a no "tener exabruptos en este momento, por el contrario, acompañar a las familias de nuestros hermanos nacionalistas".

Tras informar que se comunicó por teléfono con el presidente de Guatemala, Óscar Berger, Saca pidió "recordar la memoria del fundador del partido" e hizo un "llamado especial, a ser prudentes en este momento" y "esperar la investigación".

"Creemos en la libertad, en el estado de derecho y en la democracia y por eso debemos confiar en que la institucionalidad centroamericana se imponga para que finalmente todos sepamos la verdad sobre este lamentable acontecimiento", aseveró e informó que ya se realizan los trámites para el traslado de los cadáveres al país.

Dejá tu comentario