Hijo de Gadafi, traicionado por su propio guía en el desierto

Mundo

Saif al-Islam Gadafi fue entregado a sus captores por un nómade libio que dice que fue contratado para ayudar al hijo de Muammar Gaddafi a escapar al país vecino Níger a cambio de 1 millón de euros.

Saif al-Islam, buscado por la Corte Penal Internacional, fue capturado el fin de semana, en una acción que un funcionario del nuevo Gobierno definió como "el capítulo final del drama libio".

Yussef Saleh al-Hotmani, que vestía un pañuelo negro alrededor de su cabeza, dijo que se contactó con rebeldes revolucionarios en el sur de Libia para informarles el momento en que el convoy de dos vehículos de Saif pasaría por el área en la noche del 18 de noviembre.

"Le hice creer a Saif que confiaba en él",
declaró el martes en Zintan, donde Saif al-Islam está detenido en un lugar secreto antes de que se definieran los detalles de su procesamiento.

En la noche de su captura, Hotmani dijo que él viajaba con el guardaespaldas personal del joven Gadafi en el primer auto del convoy.

"Había arreglado con los combatientes (que lo capturaron) que el mejor lugar para la emboscada sería una parte del desierto que estuviera rodeada por un terreno elevado", explicó.

Diez combatientes de Zintan, ubicada en las montañas del oeste del país, y cinco miembros de la tribu de Hotmani, al-Hotman, estaban esperando.

"Cuando llegamos al anochecer, la artillería fue muy precisa, sólo llevó medio minuto capturar el primer auto", dijo Hotmani.

El guía agregó que le aconsejó intencionalmente a Saif que los vehículos estuvieran separados por una distancia de 3 kilómetros para dar a los rebeldes tiempo de reagruparse y para poder unirse a ellos.

"Cuando llegó el segundo auto, comenzamos a disparar de forma muy precisa, para dañar al vehículo y que no pudiera escapar", añadió.

Saif al-Islam, vestido con una larga túnica y un pañuelo marrón en la cabeza, saltó del auto e intentó escapar, pero fue capturado, según el relato de Hotmani. "Lo tratamos como un prisionero de guerra", enfatizó.

El nómade del Sahara, que se define a sí mismo como el "hijo del desierto", se negó a dar detalles de cómo o cuándo contactó a los 15 combatientes del Gobierno interino que atraparon a Saif.

"Estoy seguro de que (Saif al-Islam y sus guardaespaldas) planeaban ejecutarme cuando llegáramos a la frontera. Tenían dos pistolas, dos granadas, un cuchillo y esposas. Estaban listos para ejecutarme si tenían alguna duda", aseguró.

Los rebeldes aliados al Consejo Nacional Interino (CNT) se refieren a Hotmani como un "héroe".

No está claro cómo Saif al-Islam llegó a confiar en el hombre que luego iba a traicionarlo, pero Hotmani cree que el joven Gadafi, que había perdido a su padre y a sus tres hermanos en una guerra revolucionaria que terminó con el Gobierno de su familia, negaba lo que le estaba ocurriendo.

"Saif soñaba con dejar Libia y algún día regresar", dijo Hotmani.

Dejá tu comentario