Hillary-Obama u Obama-Hillary

Mundo

• Se recuperó la dama entre demócratas.

• McCain ganó candidatura republicana.

Las victorias en Texas y Ohio reavivaron las posibilidades de Hillary Clinton para acceder a la candidatura a la presidencia de los EE.UU. por el Partido Demócrata. Está ahora a menos de cien congresales de su rival Barack Obama sobre un total de unos 2.500 y cree que tiene que pelearle la nominación hasta el final. Por eso amagó con ofrecer que los dos, según resulte el escrutinio final de la convención, integren la fórmula (uno/a de presidente/a; el otro de vice). John McCain, en tanto, ya candidato por el Partido Republicano, camina hacia las urnas con el apoyo del actual presidente.

Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA, DPA) - La ex primera dama Hillary Clinton, fresca de sus resonantes victorias del martes en los distritos clave de Ohio y Texas, se declaró ayer dispuesta a compartir la fórmula demócrata con Barack Obama si el senador afroamericano acepta ubicarse como candidato a vicepresidente para las elecciones estadounidenses de noviembre.

La oferta parece difícil de aceptar para Obama, quien sigue sumando más delegados que la senadora por Nueva York, pero marcó ayer la nueva temperatura que alcanzó la interna demócrata para designar a su aspirante a la Casa Blanca.

En la vereda de enfrente, el senador John McCain se consagró candidato republicano.

Durante una entrevista con la cadena televisiva CBS, Clinton dijo que una eventual fórmula conjunta «puede ser hacia donde se está dirigiendo» la interna partidaria. «Por supuesto, tenemos que decidir quién queda al frente de la fórmula», agregó la ex primera dama, entre risas. «Y creo que la gente de Ohio dijo claramente que debo ser yo», completó.

  • Dream ticket

    Un «dream ticket», o una fórmula de «ensueño», ya había señalado durante el debate que Clinton y Obama mantuvieron en Los Angeles pocas horas antes del «supermartes» del 5 de febrero. En ese momento, ambos sonrieron y evitaron descartar de plano la posibilidad, pero luego llegaron las 12 victorias consecutivas de Obama y la delantera para el senador por Illinois.

    Ahora, luego de los sonoros triunfos del martes, Clinton está buscando capitalizar su buen momento anímico. Su equipo de campaña insiste con que los triunfos de la ex primera dama en los estados vitales -como California, Nueva York y el propio Ohio- demuestran que es la candidata ideal para vencer al republicano McCain en noviembre.

    Obama, quien el martes por la noche habló ante sus seguidores en San Antonio, en Texas, en un tono más apagado que de costumbre, se quejó ayer por el contenido de los mensajes proselitistas de su rival y dio a entender que dará batalla hasta el final.

    «Me siento confiado de que vamos a obtener esta nominación», dijo Obama durante una entrevista con la cadena CNN.

    El senador recordó que, después del traspié del martes, ahora vienen las primarias en Wyoming, el sábado, y en Mississippi, el martes de la semana próxima.

  • Definiciones

    «La senadora Clinton tuvo una buena noche -concedió Obama-, pero ella tenía que ganar sí o sí en Ohio y en Texas de manera decisiva.» Además, acotó, «salimos con esencialmente el mismo recuento de delegados que teníamos» antes de las primarias en Ohio, Texas y Rhode Island -vencidas por Clinton- y en Vermont, donde triunfó el senador.

    Luego de las internas de Mississippi, donde Obama aparece con las mejores chances de vencer, los demócratas votarán el 22 de abril en otro estado importante, Pennsylvania, donde se prevé que la ex primera dama deberá quedarse con la victoria.

    Según el recuento de la CNN, Obama cuenta hasta el momento con 1.520 de los 2.025 delegados necesarios para quedarse con la nominación, mientras que Clinton suma 1.424.

    La ex primera dama todavía lleva la ventaja entre los «superdelegados», los funcionarios y dirigentes demócratas que no surgen de las internas y votan de acuerdo con su preferencia personal: 238-199.

    Mientras tanto, el beneficiado por esta contienda demócrata, es sin dudas, McCain. El duelo cada vez más intenso entre Hillary y Obama, que parece eternizarse, es contemplado como un «regalo divino» en las filas republicanas, como describió «Time».
  • Dejá tu comentario