21 de febrero 2006 - 00:00

Historiador inglés fue preso por haber negado Holocausto

El británico David Irving se mostró impactado al conocer la sentencia. Es autor de «La guerra de Hitler» e intentó defenderse aduciendo una visita reveladora a la Argentina.
El británico David Irving se mostró impactado al conocer la sentencia. Es autor de «La guerra de Hitler» e intentó defenderse aduciendo una visita reveladora a la Argentina.
Viena (EFE, AFP, Reuters) - En un fallo emblemático, el Tribunal Regional de Viena condenó ayer al historiador británico David Irving a tres años de prisión incondicional por negar el Holocausto y la política de exterminio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Irving se declaró culpable ante el tribunal del delito tipificado en el código penal austríaco como «negacionismo», es decir, la negación del Holocausto y los crímenes contra la humanidad, algo que le otorgó popularidad en los círculos revisionistas de extrema derecha.

La condena por unanimidad de los ocho miembros del jurado se basó en dos intervenciones públicas de Irving en Austria en 1989, en las que había negado la existencia de cámaras de gas en Auschwitz y había asegurado que la «Noche de los Cristales Rotos», la primera gran persecución violenta contra los judíos de Alemania en 1938, no fue perpetrada por los nazis, sino por individuos desconocidos disfrazados como tales. Asimismo, en el escrito acusatorio de la fiscalía se especificó que Irving durante esas conferencias había señalado que Hitler «en realidad mantuvo su mano protectora sobre los judíos».

En el veredicto se ordenó la prisión inmediata de Irving, y el magistrado Peter Liebetreu señaló que «la confesión (previa de Irving) no nos pareció un acto de arrepentimiento y por eso no se tuvo en cuenta en el peso de la condena».

Irving reaccionó con asombro ante la dureza del veredicto y, dirigiéndose a la prensa, declaró: «Estoy conmocionado, muy conmocionado», mientras a la salida del edificio se agolpaban seguidores del historiador para darle ánimos: «Sé fuerte, David», se oyó entre sus filas.

El cargo que se le imputó está penado con hasta 10 años de cárcel, aunque muchos analistas preveían que con la aceptación de los cargos y la contrición pública del acusado la condena iba a ser de sólo unos meses, por lo que el fallo superó ampliamente las especulaciones iniciales.

«Me declaro culpable de ese cargo», aseguró Irving, poco después de aparecer ante el tribunal al comienzo del proceso desarrollado entre grandes medidas de seguridad.

En su intervención ante el juez,
el británico aseguró que había cambiado su opinión sobre la inexistencia del Holocausto al descubrir material en un viaje a la Argentina sobre Adolf Eichman, el ejecutor administrativo de «la solución final» para la aniquilación de los judíos. Con la « solución final» los nazis pretendían desarrollar el exterminio planificado de las comunidades judías de Europa y del norte de Africa durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), operación que se saldó con la muerte de seis millones de personas.

Lo cierto es que las mayores pruebas contra Irving se encuentran en su propia obra, de unos 30 títulos, en las que establece diversas teorías que niegan o quitan hierro a los crímenes nazis,
y a las que el fiscal Michael Klackl dedicó parte de su intervención.

En la legislación austríaca existe el delito tipificado del «negacionismo», la negación del Holocausto y los crímenes de guerra nazis, un cargo que procede de 1946, en plena época de desnazificación tras la derrota de la Alemania hitleriana, y que fue reformado en 1992.

Irving fue detenido el pasado noviembre en un control rutinario en rutas de Austria, adonde se había desplazado para pronunciar una conferencia ante una asociación estudiantil de extrema derecha.

• Biografías

Nacido en 1938 en la ciudad británica de Essex, Irving es conocido sobre todo por sus dos biografías de Adolf Hitler, donde asegura que el «Führer» del Tercer Reich no sabía nada del exterminio masivo de judíos. Debido a sus posturas, el historiador tiene prohibida la estanciaen Alemania, de donde fue expulsado en 1993 tras haber sido condenado en dos ocasiones al pago de elevadas multas por haber insultado la memoria de los judíos asesinados por los nazis. También Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Italia y Sudáfrica le prohibieron la entrada en su territorio.

En Europa, la legislación está dividida. En Reino Unido, Dinamarca o Suecia, la libertad de expresión no tiene límites penales, excepto por difamación.

En tanto, Francia, Alemania y Bélgica sancionan el delito de «negacionismo» del genocidio judío. En España y en Suiza es delito la negación de cualquier crimen contra la humanidad, informó el diario español «El País».

Dejá tu comentario

Te puede interesar