28 de noviembre 2008 - 00:00

India: ejército tomó control del centro judío y halla cinco rehenes muertos

India: ejército tomó control del centro judío y halla cinco rehenes muertos
Comandos de India tomaron por asalto un centro judío en Bombay el viernes, acabando con la vida de dos hombres armados islamistas pero sin haber logrado dejar a salvo a cinco rehenes, tras dos días de un cruento asalto que reavivó tensiones con su viejo enemigo Pakistán.

En medio de la disputa entre los vecinos, un solitario hombre armado seguía resistiéndose en el lujoso hotel Taj Mahal, donde se escuchaban regulares explosiones y tiros mientras el atacante jugaba a una especie de caza de gatos y ratones con comandos de élite de India entre corredores y habitaciones.

En el tercer lugar de los ataques, el hotel Trident-Oberoi, comandos mataron a dos militantes y liberaron a 143 huéspedes extranjeros e indios previamente durante el día.

"El Oberoi/Trident está completamente despejado, queda un terrorista en el Taj Mahal, quien está dándonos problemas y podría tener a rehenes por lo que debemos ser muy cautelosos", dijo el jefe de la policía de Bombay, Hasan Gafoor.

Funcionarios han estado prometiendo concluir rápidamente con los casi dos días de enfrentamientos que han dejado 124 personas muertas y 284 heridas.

"El número de víctimas podrían subir un poco, pero no mucho", destacó Gafoor.

Justo un poco antes del atardecer, comandos abrieron un agujero en una pared externa del centro judío mientras otros entraban por el techo para ejecutar la toma por asalto.

El jefe de la Guardia de Seguridad Nacional de India, J. K. Dutt, dijo que habían "neutralizado a dos terroristas" en el centro.

Gafoor informó que cinco rehenes fueron encontrados muertos en el lugar. "Cinco rehenes murieron y el lugar aún no fue totalmente asegurado, algo que espero logremos pronto", dijo.

En otra operación comando en el hotel de lujo Trident-Oberoi, autoridades dijeron que liberaron a los rehenes, algunos de los cuales, bien vestidos, salieron con sus equipajes y eran escoltados a autobuses y automóviles que los esperaban.

Un miembro extranjero del personal del hotel salió sosteniendo a un bebé en sus brazos, mientras que otros lloraron cuando la policía les mostró fotografías de parientes muertos para identificarlos.

La policía dijo que el viernes se habían encontrado 24 cadáveres dentro del Trident-Oberoi, lo que podría elevar la cifra de muertos.

Mientras el enojo aumentaba, India culpó a "elementos" de Pakistán por el asalto coordinado a su capital financiera, que parecía diseñado para asustar a ejecutivos extranjeros y a turistas.

Pakistán dijo que los dos países enfrentaban a un enemigo común. Instando a Nueva Delhi a no hacer política con los atentados, acordó enviar a su jefe de inteligencia militar a compartir información sobre los ataques suicidas.

La noche del jueves fuerzas de seguridad habían previsto un rápido final al asedio en el viejo hotel Taj, el otro punto de asalto de militantes armados que atacaron un día antes de forma coordinada.

Pero, aún el viernes comandos de élite no lograban atrapar a un solitario hombre armado, que se cree estaría herido, en el laberinto de corredores del hotel de 105 años.

"Se está moviendo entre dos pisos, hay un área de una sala de baile donde aparentemente ha apagado todas las luces", dijo el teniente general N. Thamburaj a periodistas.

"Esta mañana, mientras llevábamos a cabo la operación, escuchamos el sonido de una mujer y de un hombre, entonces es posible que este terrorista tenga en su poder a dos o más rehenes", agregó.

El jefe de una unidad de comando de élite dijo que los militantes conocían la distribución del hotel mejor que ellos y los calificó como "un grupo muy empeñado, sin remordimientos".

El comandante, con su rostro oculto por una bufanda y lentes de sol, agregó que había visto 50 cadáveres en el Taj, incluyendo a entre 12 y 15 en una habitación.

Dejá tu comentario

Te puede interesar