Irak: 62 muertos en el día santo chiita

Mundo

Bagdad (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Al menos 62 personas murieron ayer en atentados en Irak, la mayoría de ellas fieles chiitas que participaban de la celebración religiosa de la Ashura, que movilizó a 2,5 millones de fieles en Kerbala, en medio de un impresionante dispositivo de seguridad.

Un ataque suicida con explosivos provocó la muerte de 23 personas y heridas a 60 en una mezquita de Dur Mandali, 80 kilómetros al nordeste de Bagdad.

Otros 13 fieles, de origen kurdo-chiita, perdieron la vida cuando una bomba explotó en un centro religioso en Khaneqin, 170 kilómetros al nordeste de Bagdad, en la frontera con Irán, y al menos 30 sufrieron heridas.

El coronel de policía Azad Issa dijo que la explosión fue provocada por una bomba colocada en un contenedor de residuos.

En un barrio de Baya, sur de Bagdad, un grupo armado atacó con disparos a fieles chiitas reunidos por la celebración y mató a 4 de ellos, mientras 6 sufrieron heridas, informaron fuentes policiales.

Mientras, en el barrio sunita Adamaiyah de esa ciudad, 17 personas murieron y otras 72 resultaron heridas en un ataque con disparos de mortero. Fuentes de seguridad dijeron que se trató de una «venganza» por los ataques contra chiitas en otras zonas de la capital.

Una lluvia de disparos de morteros cayó principalmente en los barrios chiitas, en especial en Sadr City, donde 10 personas resultaron heridas.

En el barrio de Khadimiyah, la multitud estaba frente a la mezquita santuario del imán Mussa al-Khadim cuando un misil mató a 5 personas e hirió a otras 12.

  • Recordación

    La festividad de la Ashura, la más importante de la rama chiita del islam, recuerda el martirio del imán Hussein, nieto de Mahoma, muerto en combate en el año 680 en Kerbala, ciudad santa del sur de Irak (ver aparte).

    La celebración concluyó ayer en Kerbala en medio de un dispositivo de seguridad riguroso que movilizó a 11 mil policías y militares.

    En tanto, el almirante William Fallon, al mando de las tropas de Estados Unidos en Medio Oriente, reconoció que no queda mucho tiempo para lograr que el nuevo plan de seguridad en Irak funcione.

    «Creo que la situación en Irak puede revertirse, pero queda poco tiempo», declaró al Comité de los fuerzas armadas del Senado, durante el acto de confirmación de su reciente nombramiento.
  • Dejá tu comentario