Hace diez años, Berlusconi dejaba el poder en Italia

Mundo

Berlusconi, tres veces exprimer ministro, había llegado al poder en 1994, con su partido de centroderecha Forza Italia, refundado en octubre de 2013.

Diez años atrás, el 12 de noviembre de 2011, Italia fue sacudida por un terremoto político cuando el primer ministro Silvio Berlusconi, dueño del imperio televisivo "Mediaset", acusado de instigación a la prostitución de menores y de fraude fiscal, renunció a su cargo tras gobernar durante 17 años.

Berlusconi, tres veces exprimer ministro, había llegado al poder en 1994, con su partido de centroderecha Forza Italia, refundado en octubre de 2013.

"Il Cavalieri", como le dicen sus partidarios, defendía, según su concepto, las libertades individuales y de mercado, para impedir la llegada al poder del Partido Comunista italiano, muchos de cuyos militantes se irían luego al Partido Democrático (PD), hoy gobernante.

Sin embargo, su primer Gobierno terminó con varios procesos judiciales contra los directivos de Fininvest -un holding ligado a Berlusconi-, protestas sindicales y la deserción del partido Liga del Norte, que se oponía a la federalización del país.

Si bien la alianza de Berlusconi perdió las elecciones de 1996, volvió al poder en 2001 y, contra todos los pronósticos, el premier consiguió terminar su mandato de cinco años.

El magnate italiano no dudó entonces en alinearse con Estados Unidos luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, que derivaron en la invasión de Afganistán e Irak, mandando tropas a los campos de batalla a pesar de la opinión en contra de los ciudadanos.

Tras el triunfo de la centroizquierda liderada por Romano Prodi en las elecciones de 2006, que concluyó fragmentado por las divisiones partidistas, Berlusconi inició su tercero y último periodo de Gobierno en 2008, como líder de su nuevo partido: el Pueblo de la Libertad (PdL).

En 2009 estallaron una sucesión de escándalos sexuales en fiestas privadas, con denuncias en la justicia de servicios de prostitución que involucraban a "Il Cavalieri".

Si bien en 2010 la economía volvió a valores positivos, la deuda pública, que duplicaba el Producto Interno Bruto (PIB), empezó a afectar la percepción de la solvencia de los bonos italianos.

La crisis de 2011, con mociones de censura de confianza en el Parlamento, y las huelgas generales de los sindicatos, adelantaron el final del Gobierno de Berlusconi.

En septiembre y octubre las presiones por la deuda recrudecieron sobre Italia y empezó a sobrevolar la posibilidad de un salvamento crediticio internacional como en el caso de Grecia, Irlanda y Portugal, que buscaron ayuda en la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional.

El 12 de noviembre de ese año, a pedido del presidente Giorgio Napolitano, Berlusconi renunció a su cargo y, paralelamente, el Parlamento aprobó la Ley de Presupuestos de 2012 que incluía las reformas económicas exigidas por la UE.

En lugar de "Il Cavalieri", expresidente del club de fútbol Milan, asumió el destacado economista, Mario Monti, quien formó un gabinete tecnócrata y apartidista, aunque sostenido por todas las fuerzas políticas.

El 24 de octubre de 2013, Berlusconi fue condenado a siete años de prisión por pagar los servicios sexuales de una prostituta que era menor de edad, llamada Karima El Marouhg, alias "Ruby Robacorazones".

El 27 de noviembre de 2013, el Senado italiano expulsó al exprimer ministro, tras recibir un año antes una condena de cuatro años de prisión por fraude fiscal, que luego fue reducida a un año de "trabajos comunitarios", gracias a la ley de indulto de 2006.

Sin embargo, el 11 de marzo de 2015, el expremier fue absuelto definitivamente por los delitos de abuso de poder e incitación a la prostitución de menores por el Tribunal Supremo italiano en el llamado "caso Ruby"'.

El 21 de octubre de 2021, Berlusconi, de 85 años, fue también absuelto de un delito de corrupción en su contra, al no poder probar la justicia que sobornase a un pianista para que declare en su favor, tras participar en las fiestas que organizaba en su casa de Milán con mujeres jóvenes.

Hospitalizado varias veces por complicaciones de salud tras sufrir de coronavirus, Berlusconi declaró en varias oportunidades que desea regresar a la política.

Temas

Dejá tu comentario