7 de diciembre 2007 - 00:00

La violencia no cesa en Irak: una mujer suicida mata a 16 personas

La violencia no cesa en Irak: una mujer suicida mata a 16 personas
Bagdad (Reuters).- Una suicida que portaba un cinturón con explosivos mató ayer a 16 personas, mientras que la explosión de un coche bomba dejo otros 10 muertos, en ataques que tuvieron como blanco las unidades que ayudan a las fuerzas de Estados Unidos en la lucha contra Al-Qaeda.

La policía informó que 27 personas resultaron heridas en el primer ataque, en el que la suicida con bomba atacó a ex insurgentes árabes sunitas, quienes cambiaron de bando para unirse a las fuerzas de seguridad que combaten a Al-Qaeda.

El coche bomba causó la muerte de siete soldados iraquíes y tres integrantes de una patrulla de policía vecinal, dejando ocho heridos.

Ambos ataques ocurrieron en la religiosa y étnicamente mixta provincia de Diyala, la más peligrosa de Irak.

La policía dijo que la atacante suicida tomó como blanco un edificio usado por miembros de las Brigadas Revolucionarias 1920 en la ciudad de Muqdadiya, unos 90 kilómetros al noreste de Bagdad.

Las Brigadas son un grupo sunita que hace poco tiempo comenzó a trabajar junto a las fuerzas de seguridad que luchan contra Al-Qaeda.

Testigos dijeron que una mujer se acercó caminando al edificio en una calle llena de tiendas y comenzó a hacer preguntas. Luego detonó el cinturón que llevaba puesto cuando la gente que había salido de compras antes de las oraciones del viernes comenzó a reunirse a su alrededor.

"Vimos muchos cuerpos. Es viernes y el área estaba repleta", dijo a Reuters Ammar Fadhel, un testigo de 35 años.

El Ejército de Estados Unidos dijo que la suicida mató a 12 personas y dejó 18 heridos. Todas las víctimas eran civiles, agregó la fuerza en un correo electrónico enviado a Reuters.

La policía dijo que la cifra de muertos era de 16 e indicó que había mujeres y niños entre las víctimas.

En el segundo incidente, un suicida en un coche bomba atacó un puesto de control en el pueblo de Dali Abbas, el cual, al igual que Muqdadiya, se ubica al norte de Baquba, capital de la provincia de Diyala.

El despliegue de 30.000 soldados estadounidenses adicionales y el creciente uso de patrullas de seguridad vecinales, organizadas principalmente por líderes tribales sunitas, han ayudado a disminuir la violencia en Irak.

Fuerzas de Estados Unidos dicen que los operativos de seguridad han expulsado a los sunitas de Al-Qaeda de sus antiguos bastiones en la provincia de Anbar occidental hacia otras áreas al norte de Bagdad como Diyala, convirtiendo a esa zona en el nuevo foco de la lucha contra los insurgentes.

Al menos 61 personas murieron y 90 resultaron heridas la semana pasada en la provincia de Diyala en cinco importantes ataques con bombas y tiroteos. Mientras el número total de tropas estadounidenses ha comenzado a disminuir en Irak, el nivel de sus fuerzas se ha incrementado en Diyala.

Los ataques contra las patrullas de policía vecinales han aumentado en la medida que las unidades se han extendido por Irak.

Los líderes de cuatro unidades vecinales fueron asesinados el jueves por hombres armados no identificados en un tiroteo desde un vehículo en el pueblo de Rabia, al noroeste de Irak, dijo la policía.

Dejá tu comentario

Te puede interesar