Elecciones en Brasil: Lula busca apoyo empresarial con la promesa de un diálogo franco

Mundo

El expresidente y candidato busca contrarrestar su impopularidad en los sectores financiero e industrial. Es clave su compañero de fórmula, Geraldo Alckmin.

El expresidente Lula da Silva, favorito para las elecciones presidenciales del domingo en Brasil, prometió ante una decenas de empresarios, entre ellos los titulares de las federaciones de bancos e industriales, un diálogo franco y trabajar de forma conjunta para recuperar el país en caso de regresar al poder.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) planteó la necesidad de establecer un "diálogo sin hipocresías" para poder sacar a Brasil "del pozo" y admitió que pese a su ventaja en las encuestas sobre el presidente, Jair Bolsonaro, la victoria aún no está garantizada, según contaron participantes en el evento que hablaron con el diario Folha de Sao Paulo.

"Yo preciso de ustedes para acabar con la miseria en Brasil, que no es un problema solo mío", señaló Lula da Silva durante una cena organizada por el grupo Esfera Brasil, en la que estuvieron el titular de la Federación Brasileña de Bancos (Febraban), Isaac Sidney, y el de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), Josue Gomes.

La reunión contó con la presencia de Carlos Trabuco, del banco Bradesco, André Esteves del banco BTG, Benjamin Steinbruch de la siderúrgica CSN, Abilio Diniz de la cadena de supermercados Carrefour y Rubens Ometto del grupo Cosan del sector energía y logística.

Si bien Lula da Silva es visto con reservas por parte del sector privado, la cena de este martes celebrada en San Pablo contó con más comensales que otra realizada recientemente con el presidente Bolsonaro, señaló Folha.

El expresidente llegó acompañado por su candidato a vicepresidente, el centrista Geraldo Alckmin, exgobernador de San Pablo, y uno de los encargados de establecer puentes con los empresarios, quienes esperan que, en caso de triunfar, sea nombrado a cargo del clave Ministerio de Economía.

También estuvieron el exministro de Lula Alexander Padilha, y el economista Gabriel Galipolo, exejecutivo del banco Factor, dos de los interlocutores del líder de izquierda con el sector financiero.

Horas antes de ir a la cena Lula da Silva se reunió con dirigentes del Partido de la Socialdemocacia Brasileña (PSDB, centro), del expresidente Fernando Henrique Cardoso, quienes anunciaron apoyo a su candidatura. Ante ellos, descartó aspirar a un eventual segundo mandato al decir "no es posible que un ciudadano de 81 años quiera la reelección. La naturaleza es implacable".

Dejá tu comentario