26 de octubre 2006 - 00:00

Lula estira su ventaja en las encuestas a sólo tres días del ballottage

Lula daSilva, segúnse lo vioayer endistintosmomentosde un actocelebradoen Brasilia.Los sondeospara eldomingo ledevolvierontodo eloptimismo.
Lula da Silva, según se lo vio ayer en distintos momentos de un acto celebrado en Brasilia. Los sondeos para el domingo le devolvieron todo el optimismo.
San Pablo (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula de Silva, y su rival socialdemócrata Geraldo Alckmin cerraron ayer en San Pablo sus campañas hacia el ballottage del domingo a los que el mandatario llega con la reelección prácticamente en el bolsillo.

Una encuesta de Datafolha divulgada la noche del martes asignó a Lula 61% de los votos válidos contra 39% de su rival. «La encuesta confirma el amplio favoritismo de Lula», dijo Mauro Paulino, director de Datafolha. Los resultados fueron superiores a otro sondeo realizado por la misma compañía días después de la primera vuelta del 1 de octubre, lo que reveló que Lula continúa ganando adeptos.

Con semejante ventaja, el presidente y sus allegados ya comenzaron a hablar de la formación del nuevo gobierno que se instalará el 1 de enero, y Lula insistió con que se abocará a construir una alianza con otras fuerzas políticas.

«No puedo definir eso ahora porque aún no gané la elección, pero por cierto que los ministerios serán asignados de acuerdo con la fuerza de los estados, de acuerdo con nuestra composición política», declaró a la Radio Gaucha.

Lula es apoyado por una coalición entre su Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Comunista de Brasil y el Partido Republicano Brasileiro del vicepresidente José
Alencar. Asimismo, cuenta con respaldo de un sector del poderoso Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que con 89 diputados será el mayor de la Cámara baja de 513 miembros y la tercera fuerza del Senado.


  • Gobernaciones


    Ganó, además, cuatro de los 27 estados en la primera vuelta, y el domingo tendrá seis candidatos disputando otras tantas gobernaciones en el ballottage.

    Por su lado, Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), procuró ayer batallar contra Lula con propuestas para la región nordeste, la más pobre de Brasil, pero en la que el presidente se tornó en casi imbatible con sus masivos planes de asistencia social.

    «El gobierno sólo se mueve en época de elección, y los que pierden son los más pobres», dijo Alckmin en su propaganda de ayer. «En el nordeste, lo que vi fueron obras paradas o casi paradas porque el gobierno atrasa los recursos. Entretanto, el pueblo sufre con la falta de empleo», añadió.

    Un exultante Lula clausuraba al cierre de esta edición su campaña en una plaza de Capela do Socorro, en la zona sur de la ciudad de San Pablo.
    Alckmin, que gobernó el estado de San Pablo desde 2001 hasta marzo pasado, eligió el Vale do Anhangabaú, en el centro de la metrópolis brasileña.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar